Ballesteros (PSC) llama a trabajar por Tarragona en su investidura

Josep Fèlix Ballesteros Del PSC
PSC
Actualizado 11/06/2011 16:18:44 CET

TARRAGONA, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Tarragona, el socialista Josep Fèlix Ballesteros, ha llamado a trabajar por la ciudad "por encima de las estrategias legítimas de los partidos" y ha pedido que los grandes proyectos de la ciudad queden fuera del tacticismo electoral.

En su discurso de investidura este sábado, ha admitido que aunque ha sido votado por unos 18.000 ciudadanos de la ciudad e investido sólo con los votos de su grupo parlamentario, quiere ser reconocido como "el alcalde de todos y para todos".

En la misma línea, la portavoz del PSC en el Consistorio, Begoña Floria, ha incidido en que los socialistas no entrarán en "provocaciones de intereses partidistas si se llegaran a plantear", en referencia a la organización de una moción de censura que el grupo de CiU habría ofrecido al PP para desalojar a Ballesteros tras las elecciones generales.

Sobre esa posibilidad, el líder del PP en el Ayuntamiento, Alejndro Fernández, ha negado que sea una posibilidad: "Alcalde, esté tranquilo, no le haremos una moción de censura táctica. Y quien lo crea es que no nos conoce".

En su discurso, Fernández ha subrayado la pérdida de votos de la candidatura de Ballesteros, "que tuvo un resultado extraordinario en las pasadas elecciones, pero que ha perdido tres concejales en el camino", lo que ve como una penalización a su primer gobierno.

"¿Por qué no le pasó eso a Recasens y Nadal? ¿Por qué no le ha pasado a Ros, aún compartiendo unas siglas que no pasan por su mejor momento?", ha espetado al alcalde, en referencia a la mayoría absoluta que ha conseguido el también socialista Àngel Ros en Lleida.

El popular, que ha admitido el fracaso de las negociaciones con CiU refiriéndose a la "incapacidad" de las dos fuerzas de llegar a un acuerdo, ha pedido a Ballesteros que no responsabilice a la oposicón de lo que no pueda hacer, que no haga tacticismo en la defensa de la ciudad y que no convierta los proyectos municipales en proyectos de partido.

La líder de CiU, Victòria Forns, ha remarcado que el resultado de las elecciones propicia "que no sean sólo uno o dos los partidos que marquen la ruta" y ha ofrecido una oposición constructiva, eludiendo pronunciarse sobre las negociaciones con el PP.

Ballesteros ha sido investido alcalde este mediodía con los 12 votos de los concejales socialistas, superando a los 7 votos recibidos por Fernández y Forns respectivamente, que han sido respaldados por los concejales de sus partidos, y ante la abstención de una concejal de ICV.

De esta manera, Ballesteros repetirá en el cargo con un gobierno en minoría, después de que CiU y PP no hayan logrado alcanzar un acuerdo de mandato para desplazar al PSC, en unas negociaciones que se han alargado hasta el último momento.

Así, a pesar de las directrices de la cúpula de CiU de dejar gobernar a la lista más votada, Forns continuó los contactos con el PP para sellar un acuerdo, aunque finalmente se rompieroncomo consecuencia del cambio en las condiciones que habría impuesto la federación para estar tres años en la alcaldía en vez de repartirse el mandato al 50 por ciento con los populares.

INDIGNADOS EN EL AYUNTAMIENTO

Una decena de jóvenes 'indignados' han entrado al Consistorio para protestar por la constitución del nuevo equipo de gobierno, con las bocas tapadas y disfrazados de amas de casa.

Los protestantes han entrado cuando Ballesteros juraba su cargo como concejal, antes de ser investido alcalde, y han permanecido hasta el final de la sesión aplaudiendo cuando no era oportuno y haciendo ruido con cacerolas.

En la plaza de la Font, a las puertas del Ayuntamiento, una treintena de 'indignados' con pancartas contra la corrupción han opacado la investidura con una cacerolada que se ha prolongado durante las casi dos horas de la sesión.