Barcelona aprueba los nuevos horarios comerciales en el centro con el voto de CiU y PP

El alcalde Xavier Trias, en el Pleno del Ayuntamiento
EUROPA PRESS
Actualizado 27/06/2014 16:08:36 CET

BARCELONA, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El pleno del Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado este viernes con el voto de CiU y PP y la oposición de PSC, ICV-EUiA y ERC-UpB la reforma de los horarios comerciales en los barrios más céntricos de la ciudad, que entrará en vigor este mismo verano y, en función de cuáles sean los resultados, se revisará en otoño.

La segunda teniente de alcalde y responsable del área de economía del consistorio, Sònia Recasens, ha destacado que ningún comerciante tendrá la obligación de abrir los domingos, sólo aquellos que lo deseen, y ha expresado su convencimiento de que "no está en peligro el modelo de comercio de proximidad", algo que han coincidido en diagnosticar los tres partidos de izquierdas.

Esta votación llega después de que el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, y el líder del PP en el consistorio, Alberto Fernández, acordasen que podrán abrir los domingos todos los comercios que lo deseen entre julio y el 15 de septiembre en determinadas zonas turísticas, situadas principalmente en los barrios de los distritos de Ciutat Vella, Eixample y Gràcia, y también los barrios de Sants, Poble Sec y Hostafrancs.

El acuerdo entre CiU y el PP llega después de que no prosperase por falta de apoyo una propuesta que hizo el gobierno municipal y que había alcanzado con algunos de los agentes el sector, y que contemplaba la apertura los domingos y festivos de julio y agosto de 10.00 a 14.00 horas en toda la ciudad.

Tras finalizarse este debate en el pleno, han irrumpido en el salón donde se celebra el plenario una veintena de mujeres que trabajan en grandes cadenas de ropa que han protestado contra la medida, y han exhibido pegatinas con el logotipo de CC.OO. y pancartas con la palabra 'conciliación'.

"EJEMPLO DE PRIVATIZACIÓN"

PSC, ICV-EUiA y UpB-ERC han coincido en afirmar que esta medida supone que el Ayuntamiento regulariza el sector del comercio a instancias de las grandes patronales y las multinacionales: "El acuerdo deja fuera el interés general, es un nuevo ejemplo de privatización a favor de intereses privados que excluye a la ciudadanía", ha asegurado Ricard Gomà (ICV-EUiA).

Sara Jaurrieta (PSC) ha retado al gobierno municipal a concretar cuántos puestos de trabajo van a crearse con la apertura comercial de los domingos, y ha asegurado que su grupo hubiese aceptado a cerrar un acuerdo con Trias si se garantizaban empleos y se frenaban los 50.000 metros cuadrados de nuevos centros comerciales que están previstos en los planes urbanísticos vigentes.

En este sentido, el concejal del PP Javier Mulleras ha destacado que son gobiernos municipales donde participa la izquierda quienes están impulsando nuevos centros comerciales en el Área Metropolitana, como el que se proyecta entre Cerdanyola del Vallès y Sant Cugat, o el 'outlet' de Viladecans.

Según el republicano Jordi Portabella, la medida supone un ataque al modelo de comercio de la ciudad: "Es un grave error", ha asegurado, que ha dicho que el consistorio debería atender al interés general y no imitar las políticas que ha seguido en este ámbito el Ayuntamiento de Madrid.