Barcelona invertirá 3 millones anuales en el revestimiento de las escuelas públicas

Escuela de Barcelona
AYTO.DE BARCELONA
Publicado 20/03/2018 14:06:39CET

Los centros se tendrán que pintar cada seis años

BARCELONA, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Consorci d'Educació de Barcelona pondrá en marcha un programa para garantizar el buen mantenimiento del revestimiento de las 153 escuelas públicas de Primaria de la ciudad, dos centros de Educación Especial y los cinco institutos-escuela.

El Ayuntamiento hará una inversión anual de 3 millones de euros, que permitirá intervenir en una treintena de centros cada año, y las escuelas se tendrán que pintar cada seis años como máximo, ha informado este martes el Consorci.

Está previsto que en 2018 se actúe en 25 centros y que en 2019 se haga en 35, y durante el 2017 se intervino en 32, con una inversión de 3,5 millones de euros.

La iniciativa tiene dos objetivos: la dignificación de los edificios escolares y el establecimiento de unos parámetros cromáticos que se comienzan a aplicar a partir de ahora en todos los centros en los que se actúe.

SERENIDAD Y CONFORT

El programa se ha diseñado rehuyendo los colores estridentes habitualmente asociados a espacios infantiles para dar protagonismo a los materiales, las texturas y el aprovechamiento de la luz natural y artificial para acentuar la serenidad y el confort.

El Consorci pretende armonizar el entorno con el proyecto educativo del centro, como también ocurre con los complementos de otras actualizaciones, como el mobiliario de los centros.

El objetivo es conseguir la máxima sensación de amplitud, serenidad y luminosidad, haciendo prevalecer la pacificación visual frente a la llamada contaminación cromática, y que el color se concentre en los detalles.

A partir de los elementos del edificio con un color determinado, se ha propuesto para cada centro una gama cromática cálida, doméstica y tranquila que aporte confort y bienestar.

El Consorci d'Educació ha recordado que gestiona edificios con características muy diferentes y que este patrimonio no se puede catalogar bajo un único patrón, por lo que las propuestas respetan las singularidades de cada base arquitectónica.