Barcelona muestra el lado "oscuro" detrás de Copito en una exposición

 

Barcelona muestra el lado "oscuro" detrás de Copito en una exposición

Copito en la exposición 'Ikunde, Barcelona, Metròpoli colonial'
MUSEU DE LES CULTURES DEL MÓN
Publicado 09/06/2016 14:48:50CET

BARCELONA, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Museu de les Cultures del Món, que depende del Museu Etnològic de Barcelona, muestra el lado "oscuro" de la captura de Copito de Nieve en una exposición que sitúa a la mascota albina como punta de lanza de un silenciado pasado colonial barcelonés, en palabras de los comisarios, Alberto López Bargados y Andrés Antebi.

La exposición 'Ikunde, Barcelona Metròpoli Colonial' se centra en la relación entre Barcelona y la Guinea Ecuatorial mientras el país fue colonia, donde la burguesía de la capital catalana se convirtió en "protagonista" de una actividad extractora y expoliadora a nivel económico, de animales y especies exóticas y recursos naturales, ha dicho Bargados.

Se trata de una exposición incómoda y dura, que pretende hacer "autocrítica" de la memoria colonial barcelonesa en toda una declaración de intenciones de la nueva etapa del Museu de les Cultures del Món --proyecto estrella del equipo de Xavier Trias-- que acoge su primera muestra temporal y un nuevo rumbo más crítico.

El recorrido, que reúne un centenar de piezas de diferentes colecciones, cuenta cosas que "a nadie le gusta ver ni escuchar" y que arranca con Copito como la cara amable de este pasado, que humanizó al gorila, tras ser capturado en octubre de 1966 en las selvas guineanas y llevado a Barcelona convirtiéndose en embajador de la ciudad.

De hecho, el especimen albino llegó a ser recibido por el alcalde barcelonés, llegó a defecar en el Ayuntamiento --según cuenta la leyenda--, se le hizo DNI, y ha sido motivo de películas, 'merchandising' y gran atracción del Zoo.

En contraste con la cara amable de Copito, la exposición muestra el gorila oscuro taxidermizado que acariciaron Ava Gardner y Salvador Dalí y que fue abatido en Camerún en 1910, así como un enorme ejemplar de cocodrilo del Nilo y armas de caza.

Según han destacado los comisarios, la voluntad de dominio colonial no se manifiesta solo con el expolio de recursos naturales del territorio o de explotación de la fuerza de trabajo, sino que se apropia también de la naturaleza y animales como "trofeos" y mascotas exóticas tras un aparente interés científico y estético de exploradores intrépidos.

En el recorrido también se pueden ver los esqueletos de crías de gorilas cazados tras matar a los progenitores, así como ranas gigantes --conocidas como ranas Goliat-- que se enviaban a Barcelona por deceneas porque morían por el camino.

CENTRO DE EXPERIMENTACIÓN ANIMAL EN IKUNDE

La captura de animales se hizo más fácil tras la creación del Centro de Experimentación y Adaptación Animal de Ikunde que, financiado por el Ayuntamiento de Barcelona, fue fundado por Antoni Jonch (director del Zoo barcelonés), Lluís Riudor (del Servei de Parcs i Jardins) y August Panyella (Museu Etnològic).

A lo largo de diez años el centro de Ikunde --a pocos kilómetros de Bata, capital de la Guinea continental--, ahora un barrio marginal, preveyó los fondos zoológicos, botánicos, etnológicos y arqueológicos de la ciudad.

CACAO, CAFÉ Y MADERA

En otra parte, la exposición cuenta sobre el auge de empresas catalanas que explotaron riquezas del territorio como cacao, café y madera, principalmente, a través de conglomerados empresariales con representantes de la burguesía catalana como un joven Fèlix Millet que "hizo sus primeros pinitos musicales" con el grupo 'Banana boys' en Guinea, ha dicho Andrés.

"DOMINACIÓN COLONIAL"

Un registro fotográfico de la época acontece en el recorrido para explicar cómo a través de las instantáneas se contribuía a construir un relato legitimador de la "dominación colonial", ha dicho.

Así la ciudad que se ha erigido como 'La millor botiga del món' (Mejor tienda del mundo) y la 'ciudad de los prodigios' se muestra en el el espacio como cómplice de una "dominación", han explicado los comisarios.

El representante del Institut de Cultura de Barcelona (Icub) Carles Sala ha celebrado la nueva mirada aportada por la exposición, sobre todo porque no es complaciente y obliga a hacer preguntas de unos hechos que sucedieron apenas 50 años atrás.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies