Barcelona pide a Generalitat y Estado "medidas extraordinarias" por la huelga encubierta en Rodalies

Cercanías Renfe
EP/RENFE
Actualizado 27/01/2011 16:25:52 CET

El PP insiste en militarizar los ferrocarriles como se ha hecho con los controladores

BARCELONA, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado por unanimidad en la Comisión de Seguridad y Movilidad pedir a la Generalitat y el Estado "medidas extraordinarias" para garantizar el funcionamiento normal de Rodalies en la conurbación de la capital catalana, después de la huelga encubierta con que parte de los maquinistas empezaron la semana.

Todos los grupos han apoyado una moción de urgencia del PP transaccionada que inicialmente instaba a militarizar los trenes, por lo que han resaltado que se ciñen a respaldar el texto de la iniciativa, cuya presentación ha provocado la caída del orden del día de una proposición de los populares que pedía suprimir la limitación de velocidad de los 80km/h.

El concejal del PP Alberto Villagrasa ha defendido que no se puede consentir que se vean afectadas casi 400.000 personas, y ha advertido de que "el ciudadano no puede ser el prisionero de una huelga encubierta", con lo que ha pedido abrir expedientes a los trabajadores, medidas penales contra los piquetes ilegales e incluso recurrir a las fuerzas armadas para garantizar el servicio.

La utilización del Ejército ha encendido a los grupos, especialmente el edil de ERC Ricard Martínez, quien ha justificado su apoyo a la moción para que no parezca que respaldan a los maquinistas, pero ha lamentado la "falta de respeto" de los populares hacia la memoria histórica de Catalunya porque apuestan por una intervención de las fuerzas armadas.

Ha criticado que un partido acostumbrado a "boicotear" el autogobierno de Catalunya "ya le gustaría ver a los paracaidistas bajando por los túneles de Collserola apuntando a un maquinista de los Ferrocarrils de la Generalitat a punta de pistola, sacándolo y esposándolo en la vía del tren, y el militar llevarlo a su destino correspondiente".

Villagrasa se ha escudado en la reciente militarización de las torres de control de los aeropuertos y en el rol que tuvo el Ejército en el Carmel y Horta para asegurar el suministro eléctrico, y ha reclamado al edil republicano que "no reparta carnés de catalanidad".

GARANTIZAR LA MOVILIDAD

La tercera teniente de alcalde y responsable de Seguridad, la socialista Assumpta Escarp, ha defendido la moción para garantizar el derecho a la movilidad, aunque ha advertido de que no es tan fácil cambiar de operador --ante la búsqueda del Govern de un sustituto de Renfe-- y ha apostado por medidas proporcionadas: "No mataremos maquinistas a cañonazos", ha sentenciado.

Joaquim Mestre (ICV-EUiA) ha acusado a Villagrasa de querer "lanzar gasolina al fuego", ya que cuando se militarizó el Metro de Barcelona no hacía tanta gracia, y ha criticado los prejuicios de la huelga encubierta para los usuarios del ferrocarril y que el Govern estuviese desaparecido durante el primer día del paro.

Desde CiU, su portavoz, Joaquim Forn, ha lamentado los hechos "muy graves" de estos días y ha destacado que la Generalitat ya ha ejecutado las medidas que pide Villagrasa, a excepción de movilizar el Ejército, opción que CiU ha reclamado retirar de la moción para apoyarla, y ha ironizado: "Desafortunadamente desde la Generalitat no podemos enviarlos".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies