Bassa sobre la negociación de la RGC: "No moveremos el documento"

La consellera D.Bassa
EUROPA PRESS
Publicado 11/05/2017 22:23:04CET

Defiende no fijar que se generalice la compatibilidad con trabajo parcial

GIRONA, 11 May. (EUROPA PRESS) -

La consellera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat, Dolors Bassa, ha afirmado que no harán cambios sobre el preacuerdo de la renta garantizada de ciudadanía (RGC), después de que los impulsores de la ILP no lo hayan ratificado todavía en una reunión este jueves: "No sé exactamente cuál es el escollo, pero lo que sí que puedo decir es que no moveremos el documento que tenemos escrito".

Lo ha dicho en declaraciones a los medios en Lloret de Mar (Girona), después de que los representantes de los impulsores de la ILP hayan pospuesto al viernes su decisión de ratificar el preacuerdo planteado por el Govern a la Comisión impulsora este miércoles.

Bassa ha aclarado que ha conocido esta decisión por terceros, y que no ha hablado con los impulsores después de que estos hayan realizado este jueves una reunión interna, aunque ha dicho que le consta que no se ha sacado el documento del preacuerdo en la reunión.

"Es inasumible que en un momento en el que las desigualdades son máximas y hay muchas desigualdades económicas, estamos tardando en firmar un acuerdo que queremos todos", pero ha dicho que tendrán paciencia porque entiende que tienen que ponerse de acuerdo 70 entidades y es complicado.

DIGNIFICAR EL TRABAJO

A preguntas de los periodistas, la consellera ha mantenido la voluntad de la Generalitat de hacer compatible esta prestación con las rentas del trabajo parcial solo para familias monoparentales y ha defendido su posición de no poner una fecha para su generalización, como pidieron las entidades.

"Más allá, no pondremos compatibilidades con el mundo del trabajo" porque el Govern tiene que poder ser responsable económicamente y asumir solo aquello que puede pagar, y ha dicho que con la transitoriedad --entre este septiembre y hasta 2020-- se pasaría de 173 millones a prácticamente 600.

"Esto lo podemos asumir, más allá de aquí no podemos asumirlo", ha dicho, y ha añadido que la ley de la dependencia llevó a las grandes dificultades actuales y, como responsables, no quieren repetirlas.

Otra razón que ha dado para no fijar la generalización de la compatibilidad es que creen que el mundo del trabajo tiene que dignificarse a través de los salarios, de la concertación entre las patronales y los sindicatos, y de un impulso hacia el salario mínimo de 1.000 euros: "La reivindicación de un trabajo más digno la tenemos que hacer, pero no desde una renta garantizada de ciudadanía".

Ha destacado que han incluido en la propuesta del Govern una comisión de seguimiento de la RGC, que irá modelando la implementación según las circunstancias, desde el inicio hasta la implantación, lo que garantizará "que sea asumible siempre".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies