La Bienal de Gwangju (Corea del Sur) inspira una reflexión sobre el futuro de la arquitectura en Barcelona

Urban 'Folly' De Zaera-Polo Para La Bienal De Gwangju
ZAERA-POLO
Actualizado 30/05/2011 19:47:27 CET

BARCELONA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

La Bienal de diseño de Gwangju (Corea del Sur), considerada el equivalente asiático de la Bienal de Venecia, servirá para reflexionar sobre el futuro del diseño, la arquitectura y el urbanismo en Barcelona, pues el Disseny Hub (Dhub) ha aprovechado su presentación en la capital catalana para organizar una jornada de análisis con algunos de los arquitectos que participarán en el certamen coreano.

Uno de los proyectos más importantes es la exposición 'Gwangju Urban Folly', que codirigen Seung H-Sang y el artista chino Ai WeiWei --actualmente retenido en su país-- y de la cual es co-comisario el comisario general del Dhub, Ramon Prat, que este lunes ha explicado la propuesta en un encuentro con los medios.

Se trata de diez intervenciones en el espacio público ideadas por diez figuras de la arquitectura mundial: Florian Beigel, Nader Tehrani, Peter Eisenmann, Jung S. H./Kim S. J., Sungryong Joh, Dominique Perrault, Francisco Sanin, Yoshiharu Tsukamoto y los españoles Juan Herreros y Alejandro Zaera-Polo.

Las 'follies' son "más grandes que una escultura pero más pequeñas que una pieza arquitectónica" y se sitúan en el entramado urbano de la ciudad para resolver pequeñas disfunciones y dialogar con el entorno, ha dicho Prat.

La que ha planteado Zaera-Polo, por ejemplo, consiste en conectar dos niveles: por un lado una carretera de tráfico intenso y por otra, un parque con dos entradas al metro; una operación "pragmática" más que exhibicionista, ha dicho el arquitecto.

BARCELONA: CAMBIA O MUERE

Y es que el ejemplo de las piezas que se verán en Gwangju, concebidas como pequeñas intervenciones, puede aplicarse a la ciudad de Barcelona, que sale de una época de grandes obras con dos momentos clave --la fase preolímpica y la fase postfórum-- y que ahora quizás necesita una reflexión, ha considerado Prat.

Por eso, el Dhub organizará este martes una mesa redonda bajo el lema 'Barcelona: change or die' (Barcelona: cambia o muere), en la que participarán algunos de los arquitectos que estarán en Gwangju --como Herreros y Zaera-Polo--, pero también Oriol Clos, el arquitecto jefe del Ayuntamiento de Barcelona en los últimos años.

"Hay que debatir si el siguiente paso es un gran paso o un cúmulo de pequeñas cosas", ha dicho Prat, en referencia a que tanto la crisis como el cambio de color político en el consistorio barcelonés quizá inviten a dar un giro al modelo urbanístico de la ciudad.

La Bienal de Gwangju nació como respuesta desde el mundo del arte a la masacre estudiantil que se produjo en mayo de 1980, cuando una revuelta popular se levantó contra la dictadura militar de Chun Doohwan y se hizo con el control de la ciudad.

Desde entonces se ha convertido en un referente en toda Asia, con una media de 700.000 visitantes y que este año celebrará la cuarta edición, del 2 de septiembre al 23 de octubre.