Caduca el convenio colectivo de Nissan en Barcelona a la espera de iniciar las negociaciones

Producción del eNV200 en la planta de Nissan en Barcelona
NISSAN - Archivo
Publicado 31/03/2018 12:19:51CET

BARCELONA, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

El convenio colectivo de la planta de Nissan en Barcelona caduca este 31 de marzo, después de dos años de vigencia, a la espera de que dirección y sindicatos empiecen las negociaciones para el siguiente.

Según han explicado fuentes sindicales a Europa Press, las conversaciones para el próximo convenio aún no se han iniciado porque el comité de empresa reclama que la empresa solucione primero un problema en el proceso de producción relacionado con el ritmo de trabajo en la línea de montaje.

Sin embargo, entre los sindicatos impera la "sensación de que se prorrogará", en un momento en que la planta afronta el cese de producción de dos de sus modelos, el Pulsar en junio y la NV200 de pasajeros (Evalia) en julio.

El fabricante nipón continuará fabricando en Barcelona la furgoneta diésel NV200 y la serie eléctrica e-NV200 con mayor autonomía, hasta 280 kilómetros, y que incorpora la batería que monta el nuevo Leaf, de 40 kilovatios hora (kWh), para su exportación global.

Según la compañía, este cambio de producción no tendrá un impacto inmediato en el empleo de la planta, que cuenta actualmente con más de 3.000 trabajadores, ya que el lanzamiento de una nueva generación de 'pick-ups', el Nissan Navara, el Renault Alaskan y el Mercedes-Benz Clase X, compensará la supresión de la producción del Pulsar.

La planta de Nissan en Barcelona comenzó su actividad en 1983 y en su último año fiscal (desde abril de 2016 a marzo de 2017) ensambló más de 110.000 vehículos.

La previsión es acabar el año fiscal actual --de abril de 2017 a marzo de 2018-- con unas 90.000 unidades producidas, según datos de los sindicatos.

CONFLICTO EN 2016

El convenio actual se firmó en noviembre de 2016 después de varias semanas de movilizaciones y huelgas de los trabajadores, hasta que se consiguió un acuerdo con la mediación de la Generalitat.

El convenio fijó un incremento salarial para 2016 del 1% consolidable en las tablas salariales y del 0,3% no consolidable --en paga única--; y para el próximo año fiscal --del 1 de abril de 2017 al 31 de marzo de 2018--, del 0,6% consolidable y del 0,5% no consolidable.

Además del aumento de salarios, el convenio también incluía mejoras en otros conceptos, como transformar 70 trabajadores fijos discontinuos en indefinidos; reincorporar 25 trabajadores despedidos en 2009; crear una comisión sobre las subcontrataciones para decidir qué puestos de trabajo se pueden externalizar y cuáles no; aumentar los descansos en tiempos de trabajo, y reducir los ritmos de trabajo, entre otros.