Cae un grupo de atracadores violentos que actuaba en urbanizaciones de Catalunya

Materia intervenido operación Mossos
CME
Actualizado 24/11/2010 14:07:39 CET

Desvalijaban los chalés a la hora de la cena cuando las familias estaban en casa

BARCELONA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los Mossos d'Esquadra han detenido a ocho presuntos atracadores altamente especializados que en menos de una semana cometieron al menos una decena de robos silenciosos y violentos en chalés de urbanizaciones de toda Catalunya, sobre todo en las comarcas de Barcelona y Girona, llevándose un botín de más de 120.000 euros.

En rueda de prensa, el inspector jefe del Área territorial de investigación de la Región Policial Metropolitana Sur, Xavier Sellart, ha explicado este miércoles que la banda llegó a Barcelona en octubre y que desde entonces pudo cometer un centenar de robos en el litoral catalán, desde el Baix Llobregat hasta el Empordà.

Trabajaban de forma "intensiva", con cuatro o cinco golpes al día, y según el inspector, su manera de actuar hace creer que podían tener formación militar, aunque este extremo no se ha probado.

Según Sellart, entraba en las viviendas de alto standing siempre a la hora de la cena, por ventanas abiertas o puertas correderas, cuando los habitantes estaban comiendo en la planta baja, y peinaban la planta de arriba llevándose joyas y dinero.

Si en algún caso se cruzaban con alguien, no dudaban en usar una violencia extrema, en algunos casos "cruel y gratuita", llegando en dos ocasiones a propinar una paliza a los propietarios de casas de Sant Andreu de Llavaneres y Castell d'Aro para que les facilitaran la combinación de la caja fuerte, aunque las armas de fuego solo las utilizaban para intimidar.

Sellart ha puntualizado que se trata de un 'modus operandi' "atípico" ya que en general los ladrones evitan encontrarse con los moradores de la vivienda, con lo que se demuestra que este grupo tenía "descaro" y que les daba igual la confrontación física.

De hecho, para detenerles se estableció un dispositivo con una veintena de agentes que resultó "muy complicado" porque, al verse perseguidos por los Mossos, algunos plantaron cara a la policía y uno de ellos trató de atropellar a varios de ellos, por lo que se le imputa una tentativa de homicidio.

La detención de cuatro de ellos se produjo el 17 de noviembre en Dosrius poco después de que los ladrones cometiesen un robo, cuando fueron sorprendidos de camino a una zona boscosa donde tenían un zulo para guardar los botines.

ZULOS CON JOYAS

Por el momento se han detectado hasta tres de estos escondites en este bosque, donde los ladrones escondían las joyas y dinero, así como 'walkie-talkies', herramientas y armas, material que está siendo investigado, por lo que no descartan relacionarles con otros robos.

Los arrestados, siete albaneses y una mujer colombiana, de entre 20 y 32 años, no tenían antecedentes policiales, lo que ha dificultado su identificación y detención.

Estaban viviendo en un piso del Eixample --donde cayeron los otros cuatro--, aunque tenían una alta movilidad y se cree que tras estos golpes se iban a trasladar a otros puntos de España o otros países de la UE para continuar con su carrera delictiva.

El Juzgado de Instrucción número 4 en funciones de guardia de Mataró ha decretado prisión sin fianza para los cuatro autores materiales y libertad con cargos para los otros cuatro, ya que no se ha probado su participación directa en los hechos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies