Caen 26 miembros de una red internacional de tráfico de marihuana y hachís en Catalunya

Cae una red internacional de tráfico de marihuana en Catalunya
POLICÍA NACIONAL
Publicado 22/03/2018 14:31:22CET

   Dos detenidos son antiguos miembros de los 'Pink Panthers' buscados internacionalmente

   BARCELONA, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La Policía Nacional, en una operación con el Departamento de Policía Criminal de la República de Serbia, el Servicio de Aduanas de la Antena de Toulousse (Francia) y la Guarda de Finanza italiana, ha desarticulado una organización de origen serbio-bosnio asentada en Catalunya presuntamente dedicada al tráfico internacional de hachís y marihuana con la detención de 26 personas.

   En un comunicado, la Policía ha explicado que en la operación fueron arrestados dos antiguos miembros de los 'Pink Panthers', una banda internacional de ladrones de joyas, que se habían reconvertido en narcotraficantes y que se refugiaban en España con identidades falsas ya que estaban reclamados internacionalmente.

   El grupo tenía cinco plantaciones de marihuana en chalés alquilados en zonas aisladas en los que trabajaban miembros del grupo criminal traídos desde Serbia, a modo de "temporeros", que se dedicaban al cultivo, recolección y envasado de las cosechas.

   Durante la investigación policial, que empezó en agosto de 2017, los agentes han registrado 15 viviendas en Barcelona, Girona y Tarragona, y localizaron los cultivos con un total de 2.237 plantas, así como 85 kilos en cogollos, 70 gramos de hachís, dos armas de fuego, más de 58.000 euros en efectivo y cinco vehículos.

TRANSPORTISTAS

   La droga era transportada por carretera a diversos países europeos a través de transportistas que utilizaban sus rutas habituales para camuflar el estupefaciente con la mercancía legal, y los investigadores han logrado en total interceptar cinco camiones en ruta con más de 300 kilos de estupefaciente y con destino Italia, Francia, Alemania y Suecia.

   La investigación se inició por la información remitida por la Fiscalía contra el crimen organizado de la República de Serbia de que se había asentado en Catalunya una organización de narcotraficantes que contaba con varios laboratorios en Europa y, tras interceptar dos camiones con marihuana, se sospechó que tenían infraestructura en España.

   Los agentes localizaron dos inmuebles en Barcelona y Pineda de Mar (Barcelona) "estratégicamente ubicados" para almacenar y trasladar la droga hasta los camiones al estar cerca de la autopista AP-7 en dirección a la frontera, donde se procedía al trasvase en gasolineras y áreas de estacionamiento de camiones.

   Según la Policía, para el transporte de la sustancia estupefaciente hasta estos camiones, la organización utilizaba vehículos alquilados y en ocasiones también el vehículo del principal investigado.