Una campaña promueve la clase de religión que siguen el 36% de alumnos catalanes

Pere Micaló y Jaume Pujol
EUROPA PRESS
Publicado 11/04/2018 13:22:52CET

   Detectan institutos que impiden esta opción pese a haber demanda

   BARCELONA, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los obispados catalanes se han unido por primera vez para lanzar una campaña que promueva las clases de religión en las aulas, que siguen el 36% de los alumnos de Primaria y Secundaria de centros públicos y concertados, lo que representa 250.000 estudiantes de las etapas escolares citadas.

   Han dado detalles de la iniciativa este miércoles el presidente de la Conferencia Episcopal Tarraconense (CET) y arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol; el director del Secretariado Interdiocesano de Enseñanza de la Religión en Catalunya, Pere Micaló, y la profesora de Religión del Instituto Montserrat de Barcelona y doctora en Historia del Arte, Montserrat Claveras.

   Después de años de publicar cartas y lanzar mensajes desde diferentes sobre su importancia, las diferentes diócesis han decidido coordinarse este año para impulsar esta campaña de forma conjunta con el fin de que los padres se planteen esta "opción voluntaria", especialmente en Infantil y Primaria.

   El arzobispo de Tarragona ha llamado a combatir "prejuicios" y falsos mitos sobre la materia, que ha descartado que sea una catequesis encubierta, y ha reivindicado cinco aspectos sobre su importancia, apelando a su dimensión cultural e histórica, humanizadora, ético-moral, teológica y científica, así como pedagógica.

   La religión plantea habla sobre las grandes preguntas, ha defendido Pujol, que ha lamentado que el peor enemigo de la religión es la ignorancia, alegando que "si no se conoce una cosa nunca se podrá elegir".

   Ha reflexionado sobre que la clase de religión es útil para algo más que "para ir a un museo y conocer las historias que allí se exponen", especialmente del medievo, el Renacimiento y el Barroco, ante lo que la profesora Claveras ha remarcado que en el aula no se evalúa la fe, sino los contenidos.

   Sobre los contenidos, ha dicho que abordan los grandes relatos bíblicos, la pregunta de quién es Jesucristo, la historia de la Iglesia, así como también de otras religiones, que, a menudo, también son audiencia de estas asignaturas, algo que Pujol ha dicho que está normalizado en el resto de Europa.

"ANALFABETISMO CULTURAL"

   Para Claveras, la religión, igual que las humanidades, atraviesa un momento delicado, en que "el analfabetismo es bastante cultural", puesto que ahora no son cuestiones en boga, a consecuencia del auge de las disciplinas tecnológicas.

   Pese a que no se requiere un mínimo detallado de alumnos para impartir esta materia, existen algunos institutos públicos que han negado la opción de incluir esta asignatura en el currículum, aunque existe demanda de alumnos para cursarla, ha criticado Micaló.

REPUNTE EN SECUNDARIA

   Sobre los alumnos que siguen esta asignatura, Micaló ha dicho que existe un repunte en números absolutos de solicitantes en Secundaria, coincidiendo con un aumento de la masa de población escolar en esta edad, y ha hablado de una estabilidad de las cifras en ciclos anteriores.

LA RELIGIÓN EN CIFRAS

   En Catalunya, hay actualmente 4.524 docentes que imparten esta asignatura, de los cuales 1.176 lo hacen en centros públicos --761 en Infantil y Primaria y 415 en Bachillerato--, y 3.348 lo hacen en escuelas adheridas a la Fundació Escola Cristiana de Catalunya (FECC) --2.498 de Infantil y Primaria y 850 de ESO y Bachillerato--.

   Respecto a los alumnos que escogen Religión, los 250.000 alumnos citados se refieren a las etapas de educación obligatoria, que va de los tres a los 16 años de edad, y representan el 36% de los alumnos escolarizados en estos centros, 704.500.

   La mayoría de los que cursan religión acuden a centros concertados, alcanzando éstos la cifra de 174.134 --100.057 de Infantil y Primaria y 74.077 de ESO--, mientras que 79.703 van a centros públicos --60.117 de Primaria y 19.586 de la ESO--.

   Preguntado por la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) que valida que las escuelas que segregan por sexos puedan recibir financiación pública, Pujol lo ha visto con buenos ojos como una opción a nivel pedagógico.