Una campaña recauda fondos en farmacias para los que tienen que elegir si "medicarse o comer"

Farmacia de guardia durante el cierre de farmacias en Catalunya
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 09/03/2018 19:01:21CET

Pone en contacto a trabajadores sociales y farmacéuticos para llegar a los beneficiarios

BARCELONA, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Banco Farmacéutico impulsa a partir de este sábado la campaña Medicamentos Solidarios, que recaudará fondos en 461 farmacias para las personas que sufren pobreza farmacéutica, "con enfermedades crónicas y que tienen que elegir entre medicarse o comer", ha explicado el director general de la ONG, Jordi Bosch, en declaraciones a Europa Press.

La iniciativa toma este año un cariz distinto, y en lugar de aportar medicamentos, se puede colaborar comprando cupones de 2,5 euros en boticas de Barcelona, Lleida, Girona, Tarragona, Madrid y Málaga, tras realizarse también en Zaragoza.

La recaudación se destina al Fondo Social del Medicamento, con el que la entidad cubre el gasto de las personas en riesgo de exclusión social que se ven afectadas por el copago farmacéutico desde 2012, por el que tienen que asumir el 40% del coste de algunos medicamentos.

Según fuentes del Gobierno central y de la entidad, "en España hay más de dos millones de personas que no pueden pagar su medicación o productos sanitarios, y dentro de éstos, hay una población diana que no puede afrontar el gasto de medicamentos de enfermedades crónicas, a la que pueden llegar mejor con este cambio de modelo.

"Sufren una vulnerabilidad importante", ha lamentado Bosch, y ha destacado que desde que se impulsó el proyecto en 2015 han cubierto 4.400 planes de medicación, pagado medicamentos a más de 3.000 persones y recaudado 360.000 euros.

Cuando un médico receta a una persona una medicación que ésta no puede pagar, la deriva a los trabajadores sociales del centro de atención primaria (CAP), que comprueban si puede ser dada de alta como beneficiaria y lo registra en una intranet a la que tiene también acceso los farmacéuticos, que a su vez cobran el gasto a la ONG cuando la persona acude a recoger el medicamento.

COLABORACIÓN PÚBLICO-PRIVADA

Bosch ha puesto en valor que el cambio de modelo permite una validación de un trabajador público, con lo que se logra "una colaboración entre el sector público, el privado y el tercer sector".

Con el nuevo modelo las farmacias pasan a ser voluntarias, también, pero también cuentan con más de 300 voluntarios y está abierta a nuevas adhesiones.

En la campaña podrá colaborarse durante toda la semana en farmacias cercanas que están geolocalizadas en la web de la iniciativa.