El capitán del 'Open Arms' asegura que siguieron normas internacionales y coordinación de Roma

Barco insignia de Proactiva Open Arms, de salvamento de refugiados
PROACTIVA OPEN ARMS
Publicado 20/03/2018 15:06:38CET

   Tiene "plena confianza en la justicia" y defiende que entregar los rescatados habría sido devolución en caliente

   BARCELONA, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

El capitán del barco 'Open Arms', Marc Reig, al frente del buque insignia de la ONG de salvamento marítimo Proactiva Open Arms en la operación del 15 de marzo por la que se ha inmovilizado a la nave en Italia, ha explicado que actuaron en coordinación con Italia y siguiendo las normas y códigos internacionales vigentes, "creados para garantizar y salvaguardar las vidas" y los derechos de los rescatados.

   En un comunicado de este lunes, Reig ha asegurado que en todo momento siguieron instrucciones del Centro de Coordinación de Rescate Marítimo (MRCC, en sus siglas en inglés), y ha observado que entregar a los náufragos que acababan de rescatar a guardacostas libios habría sido "una devolución en caliente colectiva a un estado no firmante de la convención de Ginebra".

   También ha reiterado que desde la llegada al puerto siciliano de Pozzalo y la inmovilización del barco han cooperado con las autoridades italianas, respondiendo voluntariamente a todas las preguntas el sábado y facilitando imágenes, documentación y registros de comunicaciones del barco, y el capitán ha mostrado "plena confianza en la justicia italiana".

   Fuentes la organización han explicado a Europa Press que Reig está retenido en el barco, ya que como capitán no puede abandonarlo, y que no han recibido comunicaciones ni actuaciones jurídicas nuevas.

   Han observado que el juez tiene un plazo de diez días --desde el domingo-- para decidir si sigue o desestima el caso, en el que por el momento está investigado Reig junto a la jefa de misión, Anabel Montes, y a una tercera persona que está en Barcelona y todavía no ha recibido notificación.

LLAMADA DE RESCATE

   En la misiva, el capitán ha explicado que las operaciones de salvamento comenzaron tras recibir un mensaje INMARSAT, una llamada general a todas las embarcaciones y una sucesiva llamada por parte del MRCC Roma (ITMRCC), que asumía la coordinación del evento, y que seguidamente recibieron un segundo comunicado informando de que se encargaría la guardia costera libia.

   "En ese momento ninguna embarcación libia estaba a la vista. Hallamos una barca de goma en una situación de extrema peligrosidad: se estaba llenando de agua y algunas personas habían caído al mar. Intervenimos para socorrer a los náufragos", ha destacado, y ha añadido que los embarcaron en el Open Arms tras comunicarse con el centro coordinador.

   Una vez los náufragos estuvieron a bordo, tuvieron que gestionar una segunda operación de rescate, siempre en coordinación con Roma, según Reig: "Durante la operación nos alcanzó una patrullera libia y nos intimidó bajo amenaza de muerte ordenándonos que les entregáramos a las mujeres y los niños que estaban a bordo de las lanchas de rescate".

   "Estas personas se encontraban en territorio europeo y, por lo tanto, entregarles habría supuesto una devolución en caliente colectiva a un estado no firmante de la convención de Ginebra", ha lamentado, y ha dicho que había a bordo personas vulnerables, por lo que se solicitó una evacuación médica al puerto más cercano, que era el de Malta.

   Este puerto les autorizó a transferir a una niña de tres meses en peligro y a su madre, y ha añadido: "Sin haber recibido ninguna otra instrucción de Malta, estuvimos cerca de tres horas a la espera de más instrucciones, prácticamente fuera de las aguas territoriales maltesas, hasta que ITMRCC nos indicó que podíamos dirigirnos a Pozzallo", indicado como puerto seguro.