Carod aboga por reformular el catalanismo para garantizar su futuro y abandonar la "resistencia defensiva"

Actualizado 11/11/2006 13:25:52 CET

El líder de ERC avisa a CiU de que desde la "venganza" es "imposible construir"

SOLSONA (LLEIDA), 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de ERC y futuro vicepresidente del Gobierno de la Generalitat, Josep Lluís Carod-Rovira, abogó hoy por "reformular" el discurso y las políticas catalanistas para garantizar su futuro y abandonar la "resistencia defensiva" para pasar a unos planteamientos políticos "más abiertos, inclusivos, atractivos y adecuados a la generación de identidades nacionales del siglo XXI".

En su intervención ante el Consell Nacional, que se reúne de forma extraordinaria en Solsona (Lleida) para ratificar el pacto de reedición del tripartito en el Gobierno de la Generalitat, Carod aseguró que ERC no quiere "prescindir ni renegar" de la tradición del catalanismo pero señaló que "ha llegado el momento de ponerlo al día". "Es imprescindible", dijo Carod, para que el catalanismo, "como expresión del patriotismo de los catalanes, perdure".

El objetivo, "arriesgado, pero urgente y estimulante", pasa por "desplazar el catalanismo del pasado hacia el futuro" y hacer de Catalunya una "estación de llegada sólida, atractiva y simpática". Se trata, de pasar de la "conservación a la innovación, de la resistencia defensiva hacia la imaginación creadora y constructiva".

Con todo, Carod apostó por un discurso catalanista "más abierto" y propio del siglo XXI, que obligará a "repensar" también la "noción de nación y de Estado", convencido de que "tarde o temprano, el resto de Estados y naciones también lo deberán hacer". En esta línea, el líder de ERC consideró que las nuevas migraciones "son para Catalunya una nueva oportunidad, llena de riesgos y amenazas, pero también un espacio fascinante de construcción de país".

SE HA ACABADO EL TRIPARTITO.

En su discurso, Carod defendió el acuerdo de la ejecutiva de optar por la reedición del gobierno tripartito, ahora denominado 'Govern d'Entesa', y que se basa en la "voluntad de pasar página" respecto a la anterior legislatura y "no estar hipotecados por el pasado". "Hemos hecho y hemos tenido la voluntad de hacer un gobierno diferente, sobre acuerdos y bases diferentes", dijo.

"Se ha acabado el tripartito, se ha acabado el Gobierno Catalanista de izquierdas, comienza la etapa de la Entesa, del Gobierno de Catalunya", proclamó obviando los "errores" a los que el futuro presidente, José Montilla, se refirió esta semana en la presentación del pacto.

Según Carod, "más allá de superar un lenguaje que no se corresponde con la realidad y que viene del pasado", la apuesta de ERC pasa por profundizar y ampliar las políticas sociales, lo que justifica el pacto con el PSC, una vez comprobado que socialistas y CiU "no tienen un horizonte de autogobierno más allá de lo que establece el Estatut".

AGENDA NACIONAL Y SOCIAL.

Sí quiso dejar claro, "a la oposición, como a los partidos del gobierno", que "no se puede continuar separando la agenda social y nacional" y que "cohesión social quiere decir siempre cohesión nacional". Carod consideró que "garantiza mucho más esta cohesión" un gobierno con partidos nacionalistas y no nacionalistas".

Como muestra de la apuesta integradora de ERC, Carod esgrimió el hecho de que 21 diputados independentistas harán presidente a una persona que "se llama José y que nació en Andalucía" y pidió por ello "una reflexión en Catalunya y, sobre todo, fuera de Catalunya".

Destacó, en esta línea, que el proyecto de ERC es "inclusivo e integrador" y que sus convicciones nacionales no tienen un perfil esencialista o étnico". "No excluimos a nadie por su nombre, lugar de nacimiento o lengua materna", apostilló.

SIN ESPACIO PARA LA VENGANZA.

El líder de ERC garantizó que el futuro gobierno será "una Entesa Nacional para entenderse entre lo partidos del Gobierno" pero que también "alargará la mano a la diversidad de fuerzas del Parlament". En esta línea, reiteró su pretensión de que esta legislatura se la de la "unidad" y admitió las dificultades porque "habrá que superar obstáculos del pasado, resentimiento y rencores".

Carod avisó a CiU, sin citarla explícitamente, de que "no puede haber espacio para la venganza o la negación del adversario", ya que "así es imposible construir nada". La 'Entesa', insistió, es "un acuerdo entre partidos, pero subrayó que "el Gobierno será de todos".

EL PUEBLO NOS QUIERE.

Sobre los resultados electorales, Carod se limitó a considerar que ERC es una formación política "privilegiada" porque, "por encima de las adversidades, el pueblo nos quiere" y "nos ha dado una nueva oportunidad", consolidando un espacio político "irreversible": la izquierda catalanista e independentista, con 400.000 votos garantizados. No hubo autocrítica ni referencias a la abstención en la intervención pública y se limitó a considerar más meritorios los 21 diputados logrados el 1 de noviembre que los 23 de 2003.

Así, se reivindicó como líder de ERC en el gobierno asegurando que en esta campaña se ha sentido "más seguro, más maduro y me he preparado mejor", ofreciendo un perfil "más presidenciable que hace tres años". También tuvo palabras de reconocimiento para el secretario general del partido, Joan Puigcercós, y el resto de la dirección de partido en el trabajo de superar "la criminalización, constante, permanente y reiterada y el linchamiento mediático del propio candidato".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies