Los catalanes menores de 25 años han perdido un 27% de poder adquisitivo desde 2008

Trabajador
MINISTERIO
Publicado 08/07/2018 11:16:41CET

Un informe de la Generalitat constata que los salarios reales de los catalanes se redujeron un 5,3% entre 2008 y 2016

BARCELONA, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los salarios reales de los trabajadores catalanes --corregidos del efecto de la inflación-- han perdido un 5,3% de poder adquisitivo entre 2008 y 2016, lo que se ha notado especialmente entre los menores de 25 años, que han perdido casi un 27% de poder de compra desde el inicio de la crisis.

Así se constata en un informe publicado por el Observatorio del Trabajo y Modelo Productivo de la Conselleria de Empresa y Conocimiento de la Generalitat, que se basa en la encuesta anual de estructura salarial del INE y que tiene como últimos datos los de 2016.

En 2016, la retribución bruta anual media en Catalunya fue de 24.454 euros, lo que supone un 0,5% más que el año anterior, encadenando dos años de aumento nominal de los salarios, lo que, en combinación con una evolución estable del IPC (+0,1% en 2016), dio lugar a una mejora del poder adquisitivo de los trabajadores.

Sin embargo, teniendo en cuenta el periodo acumulado desde 2008, los salarios nominales crecieron un 4,6%, mientras que teniendo en cuenta el efecto de la inflación se redujeron un 5,3%; la pérdida de poder adquisitivo se produjo entre 2011 y 2014, años en los que los salarios nominales se ajustaron mientras que los precios de consumo mantuvieron un fuerte impulso, sobre todo en 2011 y 2012.

DESIGUALDAD

La distribución salarial muestra que un 10% de los asalariados gana como máximo 8.470 euros brutos al año, por debajo del salario mínimo interprofesional (fijado en 9.172) --este grupo incluye a los trabajadores a tiempo parcial--, mientras que en el otro extremo, un 10% de los trabajadores cobra un salario por encima de los 42.850 euros.

El 10% de trabajadores que cobra menos es el único que en 2016 tenía un salario anual inferior al de 2008 (-8,1%), mientras que el 10% que más cobra aumentó su ganancia anual en un 5,1%, incrementando así la desigualdad salarial.

Por sexo, el salario medio anual de las mujeres creció con más fuerza en 2016 (+0,8% frente a un +0,2% de los hombres), reduciendo ligeramente la brecha salarial hasta el 23,4%, pero la retribución de los hombres (27.572 euros) supera aún el de las mujeres en más de 6.000 euros (21.110).

El incremento salarial medio de las mujeres se produjo sobre todo por un aumento de las horas trabajadas, ya que la ganancia por hora normal de trabajo se redujo entre las mujeres (-1%), mientras que entre los hombres se mantuvo estable (+0,1%), y las mujeres son las que trabajan más habitualmente con jornadas parciales (20% frente un 7%).

Por tramos de edad, en 2016 los salarios solo aumentaron en el grupo de 35 a 44 años (+2,6%), siendo los tramos de menor edad los que sufrieron una reducción más intensa (-2%).

Haciendo el balance desde el inicio de la crisis, los jóvenes son los más afectados, ya que en 2016 cobraban casi un 20% menos que en 2008, pero teniendo en cuenta la evolución de los precios, los salarios reales de los jóvenes menores de 25 años se redujeron un 26,8%.

Sectorialmente, la industria es el sector con la retribución bruta anual media más elevada (29.563 euros) y el único que obtuvo mejoras salariales todos los años del periodo de crisis; le siguen la construcción (24.201) y los servicios (23.306).