Catalunya cuenta con un grupo fiable de voluntarios para iniciar una vacuna contra el sida

Actualizado 29/11/2010 14:50:46 CET

BARCELONA, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

Catalunya ha reclutado un grupo fiable de un millar de voluntarios para comenzar los ensayos de una futura vacuna preventiva contra el sida, según ha destacado el director del Servicio de Enfermedades Infecciosas y Sida del Hospital Clínic de Barcelona, Josep Maria Gatell, que ha matizado que una primera fase de investigación en humanos podría tardar "dos o tres años".

La consecución de estos candidatos, prostitutas y toxicómanos por vía parenteral en su mayoría, son fruto de un trabajo de cinco años de identificación y seguimiento de población seronegativa con elevado riesgo de infección por el VIH, en el marco del proyecto Hospital Clínic-Hivacat, las ONG Ámbito Mujer, Médicos del Mundo, Cruz Roja y la Obra Social la Caixa.

No existe por el momento un horizonte inmediato de ensayo de una vacuna preventiva, pero se calcula que éste podría empezar en "uno, dos o tres años", ha señalado Gatell, que ha argumentado la necesidad de contar previamente con una masa fiable y representativa de voluntarios para no entorpecer el ensayo de la vacuna, como anela el programa Hivacat impulsado por investigadores y centros de referencia.

"Cuesta hasta cuatro años" reclutar estos voluntarios en una sociedad como la española, teniendo en cuenta que no existe un alto índice de infección de VIH entre la población general, a diferencia de lo que sucede en Tailandia, donde el alto riesgo es generalizado.

El proyecto, liderado por el miembro del Servicio de Enfermedades Infecciosas y Sida del Clínic Joan Joseph, es pionero en España y sigue las guías de buena práctica de participación en ensayos biomédicos de prevención del VIH, editada por Onusida.

Así, entre 2005 y 2009 se han identificado 1.238 personas en riesgo, de las cuales un 3 por ciento estaban infectadas por el VIH --éstas reciben un programa de seguimiento también--, y todas cuentan, por sus circunstancias, con una tasa diez veces superior a la media de riesgo de contraer el virus.

Un 83 por ciento de los no infectados, 996 voluntarios, han manifestado una "gran voluntad de participar" en el estudio, requisito 'sine qua non' para ser candidatos a futuros ensayos. También es obligatorio haber mostrado adherencia a los programas de seguimiento y contar con una alta tasa de riesgo de ser infectadas.

En cualquier caso, todos ellos reciben formación en programas de salud para poner énfasis en la prevención y hacerse la prueba del sida para evadir incertidumbres, en el caso de que hayan seguido una conducta de riesgo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies