Catalunya se integra en la delegación española por ser la única comunidad que lo pidió

La vicepresidenta Joana Ortega, UDC.
GENERALITAT
Actualizado 28/04/2011 21:01:32 CET

MADRID/BARCELONA, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Generalitat de Catalunya formará parte de la restringida delegación oficial española que acudirá el domingo a la Beatificación de Juan Pablo II en el Vaticano por ser la única comunidad autónoma que lo pidió, han explicado a Europa Press fuentes del Ministerio de la Presidencia.

La delegación, que encabezan los Príncipes de Asturias, la integrarán el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui; la embajadora ante la Santa Sede, María Jesús Figa; el secretario general de la Casa del Rey, Ricardo Díaz-Hochtleitner; el vicepresidente tercero del Congreso, Jorge Fernández Díaz, y la vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega.

Ortega pertenece a UDC, de inspiración demócrata cristiana, y bajo su departamento recaen los asuntos religiosos.

Acompañando a la delegación oficial, habrá otra compuesta por cerca de una veintena de diputados y otros representantes institucionales que mostraron interés en asistir a la beatificación, pero que poseen un menor rango respecto de los miembros que conforman la delegación oficial.

Entre ellos se encuentran diversos cargos del PP, como la secretaria general, María Dolores de Cospedal, el ex ministro y diputado Cristóbal Montoro y la diputada Fátima Bañez.

El vicepresidente cuarto del Congreso, el diputado Jordi Jané (CiU), también formará parte de esta delegación junto a sus compañeras de grupo parlamentario Conxita Tarruella y Monsterrat Surroca, y dos senadores de Unió.

También irá el diputado de UPN, Carlos Salvador, y otras autoridades del Govern como el secretario general de Relaciones Internacionales de la Generalitat, Senén Florensa, entre otros.

En total, habrá medio centenar de delegaciones extranjeras en los actos de beatificación, según han informado a Europa Press fuentes de la inspección de Policía de Roma.

Además de los Príncipes de Asturias, que encabezan la delegación española, estarán presentes los reyes de Bélgica, Alberto II y Paola Ruffo de Calabria.

También asistirán el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi y el presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, así como el presidente de Polonia, Bronislaw Komorowski.