Catalunya necesita 190.000 viviendas nuevas hasta 2030

El secretario de Vivienda de la Generalitat, Carles Sala
EUROPA PRESS
Publicado 22/01/2016 11:09:36CET

BARCELONA, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

Catalunya necesita que se construyan 190.000 viviendas hasta 2030 para atender la demanda de la población, según los estudios preliminares del Plan territorial sectorial de la vivienda de la Generalitat para guiar las políticas públicas de vivienda hasta dicho año.

Así lo ha explicado el secretario de Vivienda y Mejora Urbana de la Generalitat, Carles Sala, en la apertura de una jornada técnica de los Colegios y Asociaciones de Agentes Inmobiliarios (API) sobre expectativas para 2016.

Ha concretado que las proyecciones apuntan a la construcción de unas 10.000 viviendas al año al principio del periodo --los promotores catalanes prevén esta cifra para viviendas iniciadas en 2016-- y entre 18.000 y 22.000 anuales los últimos años.

Sala ha afirmado que los datos de 2015 indican que "se consolida el cambio de tendencia" en el sector inmobiliario catalán tras años de crisis, con más compraventas, más agentes inmobiliarios y más viviendas iniciadas en el último año.

PRECIOS DE 2007, EN 2027

Respecto a precios, ha matizado que las previsiones son difíciles por los múltiples factores que las pueden modificar, pero el Govern trabaja con que hasta 2027 no se recuperará el nivel de precios de 2007.

En el caso del alquiler, ha puesto en duda los datos publicados esta semana por un portal inmobiliario que indicaban un récord en la ciudad de Barcelona con un incremento del 23% del precio medio en 2015: "Nosotros hemos registrado un aumento del 9,9%".

EVITAR REPETIR ERRORES

Sala ha instado a "recordar de dónde venimos para no repetir los errores del pasado", y ha incidido en que todavía hay mucha gente que está sufriendo por la falta de ingresos para conservar su hogar, por lo que trabajar para un crecimiento sostenible del sector inmobiliario es una responsabilidad compartida del sector público y privado.

Ha puesto el ejemplo del elevado número de hipotecas que financian más del 80% del precio de la vivienda en la provincia de Barcelona, según datos de los promotores, y ha considerado que "no ha de ser preocupante si no supone un sobreendeudamiento del comprador", aunque en estas magnitudes puede que así sea.

"Un rebote sería lo peor que nos podría pasar. evitarlo es trabajo del sector público y del regulador, y es trabajo suyo también", en alusión a los agentes inmobiliarios presentes en el acto, celebrado en el Palau Macaya de Barcelona.