Catalunya ocupa el puesto 38 comparándose con los 60 países más competitivos

El conseller F.Puig y el profesor de IMD A.Bis
GENCAT
Publicado 16/01/2015 15:03:56CET

BARCELONA, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

Catalunya ocupa la posición número 38 en una clasificación con los 60 países más competitivos, según un estudio complementario al Informe Anual de Competitividad Mundial que elabora desde hace 25 años la escuela de negocios suiza IMD, que este año ha analizado los datos catalanes a petición de la Generalitat.

El estudio, elaborado en el caso de Catalunya con la misma metodología que el Informe Anual de Competitividad Mundial de IMD --que sitúa a España en el puesto 40--, también concluye que Catalunya lidera las economías del Mediterráneo, ha informado la Generalitat en un comunicado.

El conseller de Empresa y Empleo, Felip Puig, que ha recogido este viernes el documento en un acto en Lausanne, ha señalado que este estudio quiere ser "una radiografía objetiva, independiente y homologable" de la competitividad de la economía local.

También ha destacado que sirve para conocer los puntos débiles a afrontar "para garantizar en el futuro la competitividad" y guiar las actuaciones del Govern y los agentes económicos y sociales.

Además, fuentes de la Conselleria de Empresa y Empleo han explicado a Europa Press que la voluntad de la Generalitat es encargar más estudios a IMD en el futuro.

El estudio se divide en cuatro bloques, y Catalunya obtiene sus mejores resultados en el de infraestructuras (puesto 29) y eficiencia empresarial (33), mientras que registra peores registros en eficiencia gubernamental (43) y resultados económicos (43).

Los resultados económicos, con datos estadísticos correspondientes a 2013, penalizan el elevado índice de paro --en especial el juvenil-- y su duración, aunque Catalunya también cuenta con factores positivos como el bajo riesgo de deslocalización productiva y de servicios, los ingresos por turismo y la diversificación de las exportaciones.

Respecto a eficiencia gubernamental, el informe detecta necesidad de reformas estructurales relacionadas con la transparencia, la corrupción, la burocracia y las barreras de inicio a la actividad económica.

En eficiencia empresarial destaca la productividad, la disponibilidad de mano de obra y el entorno favorable a la actividad empresarial, mientras que Catalunya flaquea en acceso a financiación, formación y aprendizaje.

En infraestructuras, destaca la buena posición en salud, enseñanza y medio ambiente, y como puntos débiles parecen el acceso al agua y materias primas, el suministro de energía, la calidad del transporte aéreo, la logística y el nivel de infraestructuras.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies