CC.OO. y UGT de Catalunya urgen a crear un convenio sectorial en investigación ante la precariedad

La iinv.M.Batlle, la secr.De Pol.Sindical UGT N.Gilgado y la de CC.OO. C.Torre
EUROPA PRESS
Publicado 17/05/2018 14:13:09CET

Más de la mitad de los trabajadores son temporales y constatan "fuga de cerebros"

BARCELONA, 17 May. (EUROPA PRESS) -

UGT y CC.OO. de Catalunya han urgido a elaborar un convenio sectorial en investigación ante la precariedad laboral del sector, de 8.000 trabajadores, con alta temporalidad, sueldos bajos y falta de estabilización, así como alta dependencia de financiación externa: "Estamos a la cola en condiciones laborales", ha explicado la secretaria de Política Sindical de UGT, Nuria Gilgado.

En rueda de prensa este jueves, han recordado que se trata de un convenio que reclaman desde hace años, y que secundó el Parlament en una resolución en 2016 --con solo una abstención--, y que a pesar de que tienen apoyo de la Generalitat, se encuentran con la negativa de la Asociación Catalana de Entidades de Investigación (Acer) de establecerse como patronal y sentarse a negociar.

La investigadora del Idibaps y delegada de UGT Montserrat Batlle ha explicado que a través de este convenio buscan homogeneizar las condiciones, muy variantes según el centro, ya que algunos se regulan con un convenio propio --con el 53% de los trabajadores temporales, de media-- y otros bajo el Estatuto de los trabajadores --con 68% de temporalidad--.

"Nos encontramos con casos de personas que llevan 20 años encadenando contratos de obra y servicio", en los que están realizando el mismo trabajo, ha lamentado, en una rueda en la que también ha participado la secretaria de Acción Sindical de CC.OO., Cristina Torre y un miembro de CC.OO. del comité de empresa de la Fundación Clínic para la Investigación Biomédica que prefiere el anonimato.

Los representantes han coincidido en no comprender la postura de Acer de no sentarse a hablar con los trabajadores, y han añadido que en caso de que siga rechazándolo, se plantean ir a Fomento para pedir este convenio, porque "es un derecho irrenunciable", y Torre ha destacado que no descartan seguir con otras movilizaciones para pedir cumplir la resolución parlamentaria.

Según datos de la Cordinació Intercentres de Recerca (CIR) de entre 2015 y 2018, recogidos en un informe conjunto de los sindicatos, el instituto de investigación con más temporalidad es el Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras, con el 82% de temporales, seguido del Idibaps (80%), el IIB Sant Pau (70%), el Idibell (69%), Irec e IGTP (67%), siendo el de menor temporalidad el Sincrotrón Alba (28%).

FUGA DE CEREBROS

Uno de los casos más graves en falta de estabilización lo han visto en los contratos Miguel Servet y Ramón y Cajal, que concede el Estado para pagar la mayor parte de los salarios de investigadores con la condición de que se estabilicen en plantilla posteriormente, lo que han asegurado que no se da: "Al final hay fuga de cerebros", ha lamentado Batlle.

También han criticado la "falta de transparencia" en métodos de evaluación de los investigadores, sobre lo que han reclamado que se trate de procesos transparentes y que conozcan de antemano.

Entre la disparidad de condiciones laborales, han criticado que cuentan con sueldos "muy bajos", con una media de 14.000 euros brutos anuales en España para investigadores predoctorales --por debajo del sueldo medio-- y 27.000 para postdoctorales, ante los 25.000 y 35.000 euros brutos en Europa, respectivamente.

Han calculado que, tras siete años de carrera, con la media de todos los sueldos cobrados, un investigador no llega al salario medio, ya que "ha trabajado como voluntario --sin cobrar-- más del sueldo medio de un año -24.700 euros--.

DISCRIMINACIÓN DE GÉNERO

Han alertado que, como consecuencia de los recortes, en 2014 la producción científica y la creación de patentes empezó a disminuir, y que la falta de un convenio genera situaciones de "abuso de poder" como un caso de una mujer embarazada a la que se le terminaba el contrato en unos meses y le dijeron que ya la volverían a contratar después de su baja, ha dicho el delegado de CC.OO.

"La carrera de investigadora castiga mucho a las mujeres", ha reflexionado Batlle, porque si bien en investigación pre y postdoctoral el 80% son mujeres, cuando se estabilizan los contratos pasan a ser el 80% hombres, un hecho que atribuyen a que coincide con la edad de maternidad de las mujeres, y ante lo que reclaman también más paridad de género en los comités de evaluación.