Cinco municipios del Pla d'Urgell (Lleida) piden penas más duras para ladrones de cobre

Actualizado 24/08/2010 15:49:49 CET

Se han robado 20 kilómetros de cable en dos meses

LLEIDA, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los alcaldes de cinco municipios de la comarca leridana del Pla d'Urgell han pedido este martes que se impute "por delito de estragos" a los autores del robo de más de 20 kilómetros de cableado eléctrico y telefónico registrado durante los meses de julio y agosto en la zona.

El presidente del Consell Comarcal y alcalde de Fondarella, Joan Reñé, ha dicho en rueda de prensa que se necesitan medidas más estrictas ante estos robos. "La pena a imputar por un delito de hurto es mínima y eso hace que los ladrones se encuentren muy cómodos en sus acciones", ha lamentado.

Reñé ha comparecido acompañado de los alcaldes de otras localidades afectadas como Bell-lloc d'Urgell, el Palau d'Anglesola, Vilanova de Bellpuig y Sidamon. El robo de cableado en estas localidades ha provocado la interrupción de servicios básicos como el alumbrado de la vía pública.

Concretamente, la sustracción de cable eléctrico se ha producido en diversos polígonos, urbanizaciones y núcleos urbanos de la comarca. En estos casos, los alcaldes han estimado que la adquisición de nuevo del material sustraído y su reposición tendrán, en conjunto, un coste aproximado de 600.000 euros.

Asimismo, han recordado que estos daños no están cubiertos por ningún seguro y que, por tanto, supondrán un grave gasto económico a las arcas municipales. Además, han pedido a los ciudadanos su implicación para denunciar este tipo de robos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies