CiU considera una "trampa" el traspaso de Regionales y lo renegociará si gobiernan

Felip Puig
CDC
Actualizado 20/10/2010 21:49:45 CET

BARCELONA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El secretario general adjunto de CDC, Felip Puig (CiU), ha definido este miércoles el traspaso de Regionales como "trampa" que no resolverá los problemas de movilidad de los catalanes, y ya ha avanzado que, igual que harán con Cercanías, lo renegociarán si gobiernan tras las elecciones catalanas.

En declaciones tras participar en la conferencia 'Tecnología, economía y política', ha reaccionado así al anuncio de que Catalunya será la primera comunidad autónoma en asumir la gestión de los trenes Regionales, traspaso que será efectivo a partir del 1 de enero de 2011. Así lo han acordado este miércoles el presidente de la Generalitat, José Montilla, y el ministro de Fomento, José Blanco, tras una reunión de una hora en Barcelona.

"Más que un acuerdo político parece un acuerdo electoral, sin la solidez necesaria para decir que ya hay un traspaso de Regionales", ha subrayado Puig, quien ha lamentado que el acuerdo se plantee sin el traspaso efectivo de infraestructuras, estaciones, vías y personal.

Se trata, según Puig, de un traspaso con "carencias muy evidentes que mantiene la fantasía del de Cercanías", por lo que ya ha avanzado que lo revisarán si presiden la Generalitat.

Más allá que se haya fijado el 1 de enero para hacer efectivo el traspaso, el dirigente de CiU ha insistido en que no se sustenta en "ninguna base sólida", y que su deseo es que tanto Cercanías como Regionales se hubiera traspasado de la misma forma cómo se hizo, en su momento, con los Ferrocarriles de la Generalitat de Catalunya (FGC).

Y es que también ha lamentado que no se haya abordado la alta velocidad, algo que también exigirá que se traspase si están al frente de la Generalitat. "El traspaso prevé que en Catalunya se concentre la mayoría del material de chatarra, obsoleto desde un punto de vista tecnológico, de las antiguas máquinas y supraestructuras del servicios de ferrocarril. Tendremos el material más antiguo de toda España, y con el aplauso del presidente Montilla", ha criticado.

"El traspaso de Regionales es un nuevo acto de sumisión y subordinación hacia los intereses generales de los socialistas y del Ministerio de Fomento", ha añadido Puig, quien ha cargado contra el servicio que presta actualmente Cercanías, casi un año después de su traspaso.

Tras las declaraciones del ministro José Blanco de que con el traspaso se cumple con el Estatut, Puig ha cuestionado estas palabras, alegando que el Gobierno está incumpliendo con la disposición adicional tercera en materia de inversiones y con la defensa de su contenido ante la sentencia del Tribunal Constitucional (TC).