El Clínic de Barcelona aplica una nueva técnica de reconstrucción de mama tras cáncer con injertos de grasa

 

El Clínic de Barcelona aplica una nueva técnica de reconstrucción de mama tras cáncer con injertos de grasa

Actualizado 16/06/2008 15:18:39 CET

BARCELONA, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Clínic de Barcelona aplica con éxito una nueva técnica que permite regenerar la mama después de padecer cáncer a partir de injertos de grasa. El cáncer de mama es el tumor más frecuente en la mujer occidental, afectando a una de cada nueve mujeres en Europa y una de cada ocho en Estados Unidos.

La nueva técnica supone una "nueva vía" para la reconstrucción mamaria que pretende "regenerar en lugar de reconstruir", según explicó hoy el jefe del servicio de Cirugía Plástica del Clínic, Joan Fontdevila. El nuevo procedimiento ya se ha utilizado en una veintena de casos en el hospital barcelonés.

Hasta la fecha, los procedimientos utilizados era la reparación del miembro dañado a través de la obtención de tejido de otras zonas, "destruir en una zona para reconstruir en otra", y el uso de prótesis, "un material extraño que puede conllevar complicaciones". Además, ambos procedimientos no eran aplicables en todas las pacientes.

La nueva técnica quirúrgica implementada en el Clínic, sencilla, con similitudes con la liposucción y que se ha utilizado también en reconstrucciones faciales, permite reconstruir la mama a partir de injertos de grasa, un cambio de paradigma en este tipo de intervenciones gracias al efecto regerenerador de la grasa injertada.

Con la ayuda de unas cánulas, el cirujano obtiene unos injertos de grasa de debajo de la piel, de cualquier zona del cuerpo. Esta piel se procesa en el mismo quirófano con la finalidad de purificarla e inyectarla en el pecho afectado por la mastectomía, y sin necesidad de realizar otra cicatriz. La operación dura dos horas y el tiempo de recuperación es mucho menor que con las técnicas tradicionales.

Fontdevila aseguró que se trata de un procedimiento "seguro" indicado para pacientes con defectos tras una cirugía conservadora en el pecho, como complemento para otros tratamientos --añadir volumen, mejorar el contorno o la calidad de la piel-- y alteraciones por la radioterapia.

El médico afirmó que las pacientes más beneficiadas serán las que se han sometido previamente a cirugía conservadora para extirpar el tumor, pudiendo llegar a un 80% de los casos. En el resto de indicaciones, "se necesita más tiempo" para precisar porcentajes, señalando que no sirve para todas las pacientes.

El cirujano evitó "todo tipo de euforia" y explicó que tiene limitaciones como es en el caso de una mama contralateral voluminosa, la reconstrucción de las dos mamas, pacientes muy delgadas y que "no es una reconstrucción inmediata", ya que se tiene que esperar entre tres y nueve meses después de la extirpación del tumor. Algunos métodos tradicionales, dijo, continúan siendo "insustituibles" para determinados pacientes.

Sin embargo, Fontdevila enumeró entre las ventajas que ofrece la técnica del injerto de grasa como son la riqueza en células madre del tejido que "activan los mecanismos fisiológicos de regeneración y tienen un efecto antiinflamatorio", provoca "menos traumatismo" en la paciente, mejora el aspecto externo de la piel, simplifica el control por parte del cirujano y es "más económico" con lo que puede atenderse a más población.

Sílvia Rivas, que se ha sometido a esta técnica de reconstrucción, se mostró "contenta" y "agradecida" con el Clínic y envió un mensaje a las pacientes: "No se aflijan porque hay muy buenos doctores". Antes de esta intervención, la paciente había sido operada con otras técnicas.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies