Un cocinero acusado de abusos sexuales a menores en unas colonias culpa a dos monitores

Actualizado 07/02/2011 18:39:57 CET

GIRONA, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un cocinero acusado de abusar sexualmente de tres chicos menores de edad durante unas colonias en la Vall d'en Bas (Girona) en julio de 2008 ha culpado este lunes a dos monitores.

Durante la primera sesión del juicio, celebrada este lunes en la Audiencia de Girona, el hombre, para el que la Fiscalía pide 13 años de cárcel, ha negado los cargos y ha inculpado a dos de los monitores de las colonias.

Los chicos que presentaron la denuncia --de entre 11 y 13 años en el momento de los hechos--, que han declarado a puerta cerrada, aseguran en la denuncia que el acusado entró varias veces en su habitación y que abusó sexualmente de ellos.

El acusado, Donald Maximo S., de 67 años, ha reconocido que aunque él se encargaba de la cocina, alguna vez había entrado en la habitación de los menores a poner orden porqué los monitores no lo hacían.

LES APLICABA ESPRAY

En su declaración también ha relatado que en más de una ocasión les había puesto espray antimosquitos, pero porqué los niños lo habían pedido, y que quizás alguna vez les había tocado para tranquilizarlos, pero ha negado insistentemente haber abusado sexualmente de ellos.

El procesado ha inculpado a dos de los monitores: de uno ha contado que en su momento oyó que hacía unos masajes extraños, y del otro que ha asegurado que lo había visto durmiendo la siesta en la habitación de los menores.

Los hechos que ahora se juzgan pasaron en julio de 2008 en Can Barraca, una casa de colonias alemanas de la Vall d'en Bas. El fiscal reclama 13 años y medio de cárcel y 30.000 euros de indemnización, mientras que las familias piden 15 años de prisión y 50.000 euros de indemnización.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies