Colau llevará a votación el tranvía hasta Verdaguer ajustando participación pública y tarifa técnica

Pere Macias y Janet Sanz
EUROPA PRESS
Publicado 12/03/2018 17:32:29CET

Sanz avisa a Bosch de que no se imagina a ERC "votando lo mismo que el PP" ante el proyecto

BARCELONA, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Ada Colau llevará a votación una propuesta de protocolo de colaboración entre el Ayuntamiento y la Autoritat del Transport Metropolità (ATM) para que el tranvía llegue de la plaza Glòries a Verdaguer, que establece que la financiación será pública, que la administración aumentará su participación en la gestión y que se ajustará la tarifa técnica.

La tarifa técnica --la contraprestación que paga la Generalitat a las concesionarias por la inversión realizada-- deberá calcularse en función de los nuevos usuarios y a año vencido, ha señalado en rueda de prensa la teniente de alcalde Janet Sanz, que ha explicado que la propuesta se dictaminará en la comisión de Urbanismo de este miércoles y se votará en el pleno de la próxima semana.

Así, pretenden garantizar que "las mejoras de la rentabilidad por la ampliación de la infraestructura recaen sobre el sector público", según Sanz, que ha destacado que el Ayuntamiento y la ATM manifiestan en la propuesta de protocolo su voluntad de implantar un sistema de gestión pública directa una vez terminen las concesiones privadas, en 2032.

PLAZOS Y RESTO DE TRAMOS

Preguntada por si podrá verse esta fase terminada en este mandato, ha explicado que, si se aprueba en el pleno la próxima semana, se podrá desarrollar el protocolo y el convenio de financiación, y terminar los proyectos constructivos ferroviarios y de urbanización, para después llevarlo a licitación, de la que dependerá la fecha de la puesta en funcionamiento del tramo.

Junto al encargado de la dirección estratégica de la unión del tranvía, Pere Macias, Sanz ha resaltado que el objetivo del Gobierno de Colau es conectar las dos redes de tranvía pero que empiezan por esta fase porque es la que cuenta con más consenso, y ha dicho preguntada por cuándo podrían ejecutarse las siguientes: "Paso a paso, tramo a tramo. El objetivo es ir avanzando".

Sanz ha resaltado que el resto de tramo hasta llegar a la plaza Francesc Macià deberá seguir trabajándose, pero que la ampliación de la red hasta Verdaguer ya es un avance que permitirá ganar conectividad con más líneas de Metro, en un tramo que prevén que gane cerca de un 30% de pasajeros.

DEMANDAS DE ERC Y PSC

Ha sostenido que esta propuesta responde a demandas del PSC, que apuesta por llevarlo ahora hasta Verdaguer por reunir más consenso, y de ERC, que llevaba este tramo en su programa electoral y exigía concretar la gestión y la financiación para evitar que una inversión pública beneficiara sólo a las concesionarias privadas.

Macias ha destacado que la propuesta recoge textualmente la demanda de ERC de que las mejoras de rentabilidad por la implantación de esta primera fase recaigan en el sector público: "No hay cifras, pero hay algo más importante que las cifras, que es el criterio", ha defendido, tras lo que Sanz ha dicho que debe apoyar el proyecto quien defienda el transporte público y la lucha contra la contaminación.

"No me imagino a ERC ni a Alfred Bosch votando lo mismo que el PP y Alberto Fernández, ante una propuesta que es una mejora del transporte público metropolitano", cuando Bosch es además vicepresidente del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y aboga por integrar mejor la capital catalana con los municipios de su entorno, según Sanz.

La teniente de alcalde ha asegurado que abordan el asunto también con la CUP, que aboga por la gestión pública directa, algo que sigue "unos plazos", según Sanz, que ha recordado que el rescate global de la infraestructura costaría entre 200 y 400 millones de euros.

Ha destacado que tienen hasta el pleno del viernes de la próxima semana para alcanzar un acuerdo ante esta propuesta, que ha remarcado que recoge a demandas de la oposición, y ha asegurado que "está a disposición de todos los grupos" para negociar y cerrar el proyecto, que no es del Gobierno de Colau, sino de la ciudad, según ella.