La comisaría de los Mossos d'Esquadra de plaza Espanya contará con más de 300 agentes

Actualizado 02/07/2009 17:15:20 CET

BARCELONA, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

Más de 300 mossos d'Esquadra trabajarán en la nueva comisaría del Eixample, en la plaza Espanya de Barcelona, que abrió sus instalaciones el lunes, según informó hoy el conseller de Interior, Joan Saura, durante una visita al edificio junto al secretario de Seguridad, Joan Delort.

El conseller explicó, en declaraciones a los periodistas, que en estos momentos hay en esta comisaría 214 agentes, a la espera de la incorporación de los mossos de la Región Policial Metropolitana de Barcelona.

Saura recordó que con la nueva promoción de Mossos d'Esquadra, "la ciudad de Barcelona tiene este año 240 mossos d'Esquadra más, y 200 más que tendrá en junio del año que viene".

Calificó las instalaciones de "magníficas", un edificio de 10.000 metros cuadrados que han costado 13 millones de euros, una inversión "importante" para que sean instalaciones confortables para los mossos y los funcionarios, y para que el ciudadano encuentre proximidad y confortabilidad.

Allí también se instalarán varios servicios de la Región Policial Metropolitana, las oficinas de expedición de DNI y pasaportes de la Policía Nacional y las oficinas del Servei Català de Trànsit (SCT), y se inaugurará previsiblemente en septiembre.

El traslado empezó el viernes, y desde el lunes se están tomando denuncias en los nueve despachos que tiene el edificio. La oficina provisional de atención al ciudadano que estaba en la confluencia de la Gran Via y la calle Rocafort ya está cerrada, por lo que los ciudadanos deberán dirigirse a las nuevas dependencias para ser atendidos.

La comisaría provisional del Eixample recogía hasta ahora 90 denuncias diarias, un nivel de trabajo "importante", según el conseller, que admitió que los Mossos han tenido que hacer el traslado en unas condiciones "no excesivamente correctas".

Saura explicó que la media de atención de las denuncias es de 25 minutos y confió en que, con las nuevas instalaciones, este tiempo se reducirá. "Es uno de los grandes retos que tenemos para que la ciudadanía no tenga que esperar mucho para hacer sus trámites", dijo.

El conseller negó que la crisis haya significado de momento un incremento de la violencia y la delincuencia más grave, aunque sí admitió un repunte en los delitos "de baja intensidad".

Respecto a las futuras comisarías, dijo que el proyecto de las de Sant Martí y Sarrià está aprobado y la de Sant Gervasi está a punto de aprobarse, por lo que espera que se adjudiquen las obras después del verano.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies