El concejal de urbanismo de Barcelona defiende el Blau@Ictinea y la marina ante el empresariado

El Teniente De Alcalde Antoni Vives Y El Notario Juan Jose López Burniol
EUROPA PRESS
Actualizado 03/07/2012 23:06:37 CET

BARCELONA, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

El tercer teniente de alcalde de Barcelona y responsable de Hábitat Urbano, Antoni Vives, ha expuesto este martes sus recetas sobre urbanismo para la ciudad y ha hecho una defensa cerrada ante el empresariado de proyectos para el Puerto, como el Blau@Ictinea --idea estrella del programa electoral del alcalde, Xavier Trias (CiU)-- y la marina de lujo del Port Vell.

Lo ha hecho en una conferencia en el Círculo de Economía que ha titulado 'Barcelona: vuelve la ciudad productiva. El efecto mariposa', en la que ha resaltado la necesidad de los accesos viarios y ferroviarios para sacar las mercancías del Puerto de Barcelona y de otros proyectos del frente marítimo pese a que puedan estar siendo criticados, y ha ligado la marina al clúster náutico.

Ha subrayado que el Port Vell debe dejar de ser un espacio sólo para aparcar barcos para complementarse con un espacio productivo al lado, y es que en la zona del clúster náutico se han creado más de 1.200 empleos en pocos años, hay 37 empresas creando riqueza y tiene el 25% del negocio mundial en reparación de barcos de gran eslora, un "milagro" a explicar.

Además, cree que en la zona debe recalar la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), que hay 16 empresas que quieren ubicarse allí, y que necesita buenos dirigentes y que los jóvenes del barrio de la Barceloneta trabajen en ella, entre otros, ha afirmado ante cerca de un centenar de asistentes, entre los cuales el presidente del Puerto, Sixte Cambra.

PROPUESTAS DE FUTURO

Ha agregado que si la ciudad puede proponerse tocar el Port Vell, puede "tocar ciertos tabúes como el Zoo" y la pared de la calle Wellington, haciendo que quienes viven en la Vila Olímpica puedan entrar en el parque y andar hasta el paseo de Isabel II, lo que ya está previsto en el Plan Director del zoológico.

Ha lanzado otras dos propuestas, que la Estación de Francia podría convertirse en una especie de Museo de Orsay de París, emplazado en una antigua estación ferroviaria, pues "todo el mundo está de acuerdo en que no sirven para casi nada" las vías de la Estación de Francia, y que las Tres Chimeneas de Sant Adrià podrían ser un equipamiento al estilo de la Tate Modern de Londres.