Condenan al CatSalut por la muerte de una mujer a la que se practicó un TAC con retraso

Actualizado 14/11/2011 13:13:01 CET

BARCELONA, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado contencioso administrativo número 14 de Barcelona ha condenado al Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) a indemnizar con 6.601 euros a la hija de una mujer que falleció en el año 2000 en el Hospital General de Igualada después de que se le practicara un TAC con días de retraso.

La sentencia estima parcialmente la demanda presentada por El Defensor del Paciente, y aprecia un "error no imprudente" en la realización de las pruebas diagnósticas que la mujer precisaba, ya que el retraso ocasionó que no se avanzara el diagnóstico acertado y tuvo que ver con la muerte.

La mujer, T.L.G. y de 52 años, fue intervenida el 13 de abril en el centro con diagnóstico de obesidad y antecedentes de epilepsia, trastornos cardiacos y psicológicos para tratarla de un 'bypass' realizado dos décadas atrás.

Tras dicha intervención, la paciente recibió el alta 11 días después, y al cabo de un mes regresó a las urgencias del centro con dolor abdominal y vómitos, si bien el diagnóstico correcto de isquemia intestinal no se produjo hasta cuatro días después, cuando se le practicó el TAC pertinente.

24 horas después de la operación los médicos detectaron signos de necrosis, aunque tras comprobar que la patología era incurable, la mujer murió en el mismo centro el 1 de junio.

La sentencia refleja que, ya antes de darle el alta y debido a los antecedentes de la mujer, hubiera sido lógico practicarle un estudio radiológico y, en todo caso, al reingresarla se tardó excesivamente en hacerle el TAC por lo que, de no existir los medios necesarios, debería haber sido trasladada a otro centro.

"El TAC era la prueba diagnóstica que habría permitido extraer un diagnóstico cierto en relación a la determinación de la isquemia intestinal", asegura el escrito judicial.

Sobre la cuantía de la indemnización, que la defensa había cifrado en 120.000 euros, El Defensor del Paciente considera que es "ridícula", y se limita a dar una limosna a la familia, de modo que parece gratuito cometer negligencias.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies