La contaminación del aire crece en Barcelona entre un 8% y un 48% en las huelgas de metro

Tráfico
ISGLOBAL
Actualizado 13/09/2017 15:08:22 CET

"El aumento se detecta sobre todo en contaminantes que emiten directamente los coches"

BARCELONA, 13 Sep. (EUROPA PRESS) -

La contaminación atmosférica crece en Barcelona durante las huelgas de metro, con un aumento de la concentración de partículas de entre el 8% --en el caso del contaminante PM10-- y el 48% --en monóxido de nitrógeno (NO)--, según un estudio del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) y el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (Idaea-Csic).

El trabajo ha revelado que la contaminación atmosférica crece en la ciudad en los días de huelga de transporte público, tras analizar los cambios en el aire durante las huelgas de metro, tren y bus de entre 2005 y 2016, ha publicado la revista 'Science of the Total Environment'.

La investigación defiende la importancia del transporte público para combatir la polución, ante el hecho de que las alteraciones en éste pueden aumentar el número de viajes en vehículos privados, lo que a su vez incrementa los niveles de contaminación del aire.

Los investigadores analizaron las concentraciones diarias de diversos contaminantes, como monóxido de nitrógeno (NO), dióxido de nitrógeno (NO2), partículas PM10, PM2,5 y PM1, carbono negro (BC) y monóxido de carbono (CO), en un periodo en el que se registraron 208 días de paro.

Los resultados muestran que en los días de huelga del transporte público en Barcelona se produce un incremento medio de los niveles de contaminación atmosférica que oscila entre el 4% --en el caso del NO2-- y el 8% --en NO--, en comparación con las jornadas sin alteraciones.

De entre los diferentes modos de transporte, el que más incidencia tiene sobre la calidad del aire es el metro, el más utilizado en la ciudad, y durante los días en que se registraron paros en el servicio la polución aumentó de media entre un 8% (PM10) y un 48% (NO).

CONTAMINANTES DE COCHES

"El aumento se detecta sobre todo en contaminantes que emiten directamente los coches, como el carbono negro, el monóxido de nitrógeno y el monóxido de carbono, y menos en otros contaminantes que dependen de otros procesos además del tráfico", ha afirmado el investigador del Idaea-CSIC Xavier Querol, coautor del estudio.

Los resultados defienden que "el transporte público es imprescindible para combatir los altos niveles de contaminación atmosférica urbana", ha afirmado el investigador del ISGlobal y primer autor del estudio, Xavier Basagaña, ha informado en un comunicado este miércoles el centro, impulsado por la Fundación Bancaria La Caixa.

"Actualmente, cerca de la mitad de los desplazamientos interurbanos en Barcelona se realizan todavía con vehículo privado, lo cual ofrece margen para potenciar el transporte público y mejorar la calidad del aire", ha añadido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies