El Ctesc pide un plan de choque y garantizar los ingresos de los parados de larga duración

Josep Maria Rañé (Archivo)
Europa Press
Actualizado 18/07/2013 14:37:45 CET

BARCELONA, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Consejo de Trabajo Económico y Social de Catalunya (Ctesc), Josep Maria Rañé, ha pedido este jueves un plan de choque para mejorar la ocupabilidad de los parados de larga duración y para que este colectivo tenga garantizados unos ingresos mínimos ante la perspectiva de que muchos de ellos puedan quedarse sin ningún tipo de ingreso a lo largo de 2013.

En rueda de prensa durante la presentación del la Memoria Socioeconómica y Laboral de Catalunya, ha recordado que a cierre de 2012 en Catalunya había 201.511 parados que habían agotado todas sus prestaciones, y ha alertado de que esta cifra irá en aumento este año, especialmente en aquellos segmentos con mayores dificultades de inserción laboral, como los mayores de 50 años y los jóvenes sin formación, que quedan en una situación de más "vulnerabilidad".

"Hace falta una fase de protección y una actuación más intensa para capacitar a estas personas y mejorar su ocupabilidad. De lo contrario, las estaremos marginando", ha afirmado Rañé, quien se ha mostrado preocupado por los ajustes presupuestarios en educación que, a su juicio, afectarán a la equidad y calidad del sistema.

En esa línea, el estudio constata que los jóvenes con un mayor nivel formativo tienen una menor tasa de paro, si bien ha criticado que muchos de ellos están desempeñando trabajos por debajo de su cualificación, sobre todo en el sector servicios.

Rañé también ha destacado que la última reforma de la prestación de paro ha reducido su cuantía, que la posible introducción del factor de sostenibilidad en las pensiones puede perjudicar la capacidad adquisitiva de los jubililados, y que los recortes y la crisis van a seguir reduciendo la calidad de vida de los catalanes.

De hecho, el estudio constata que la renta media volvió a caer en 2012 por tercer año consecutivo, que se incrementaron las diferencias entre los salarios más altos y más bajos, y que la tasa de pobreza y riesgo de exclusión social llegó al 26,7%.

A esto no ayudó la reforma del programa de la renta mínima de inserción (Pirmi), que redujo el número de beneficiarios y que creó ciertos "vacíos" que, a su juicio, hacen necesaria la puesta en marcha de este sistema que garantice los ingresos mínimos.

PARO

Para 2013, el Ctesc prevé que la economía catalana caiga un 1,3% --en la línea de 2012-- y que el paro siga subiendo, aunque con menor intensidad, dado que el "efecto desánimo" hará que muchas personas dejen de buscar trabajo de forma activa y a que serán más quienes se jubilen que quieren entren en el mercado laboral.

Por su parte, cree que la inflación será menor que la de 2012 (2,9%), porque se eliminará el efecto de la subida del IVA, lo que llevará a la tasa a unos niveles más acordes "con el contexto económico de crecimiento negativo".

"ALIENÍGENA"

El conseller de Empresa y Empleo de la Generalitat, Felip Puig, se ha mostrado confiado en que la economía catalana está empezando a registrar un cambio de tendencia y que el Govern será capaz de revertir las previsiones del Ctesc.

En esa línea, ha resaltado las fortalezas de Catalunya en cuanto a turismo, industria, logística y capacidad de atraer inversiones extranjeras, y ha atribuido parte de la mala situación por la que atraviesa el país al déficit fiscal.

"Pocos países pueden mostrar unos indicadores relativos así. Somos una economía regional con siete millones de habitantes y un PIB de 200.000 millones de euros. Ni los alienígenas podrían entender que estemos en una situación tan precaria", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies