Se cumplen cuatro meses de la última reunión ordinaria del Consell Executiu

El portavoz del Govern, Jordi Turull
EUROPA PRESS
Publicado 24/02/2018 10:58:06CET

Las dificultades entre ERC y JxCat para alcanzar un acuerdo prolongan el 155

BARCELONA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

Este sábado se cumplen cuatro meses exactos desde que el Consell Executiu se reunió por última vez: fue el martes 24 de octubre, tres días antes de que el Parlament declarara la república catalana.

Aquellos días ya pesaba sobre el Govern la advertencia del Gobierno central de que aplicaría el artículo 155 si el Ejecutivo catalán no frenaba sus planes independentistas, y compareció ante medios de comunicación el entonces portavoz de la Generalitat, Jordi Turull.

Turull se refirió al 155 como una amenaza y al finalizar la rueda de prensa, con una sonrisa, exclamó: "Hasta el martes que viene", confiando en que una semana después el Govern liderado por Carles Puigdemont volvería a reunirse.

Al cabo de una semana, el artículo 155 ya estaba vigente; Puigdemont y cuatro de sus consellers cesados estaban residiendo en Bruselas, y Turull y otros siete miembros del Ejecutivo estaban a dos días de entrar en la cárcel.

Entre la comparecencia de Turull aquel 24 de octubre y la declaración de la república del día 27, se instaló en el Govern el debate sobre si había que renunciar a la independencia, convocar elecciones y evitar así el 155.

El jueves 26 Puigdemont tenía decidido convocar elecciones autonómicas, pero finalmente se echó atrás, el Parlament votó la independencia y ésta no llegó a implementarse nunca ni a obtener ningún reconocimiento internacional.

¿LA PRÓXIMA?

A estas alturas sigue siendo incierto cuándo será la próxima reunión ordinaria del Consell Executiu y también quien la presidirá: las conversaciones entre ERC y JxCat han encallado en numerosas ocasiones y sigue sin vislumbrarse un acuerdo.

La única certeza que se dibuja es que la primera reunión del Ejecutivo catalán que se celebre en la Generalitat será sin Puigdemont al frente, ya que ninguno de los escenarios de la negociación contempla su regreso.

El esquema con el que negociaban ERC y JxCat este jueves era reconocer a Puigdemont como presidente "legítimo", pero investir a otro candidato de JxCat en el Parlament, que podría ser Jordi Sànchez, encarcelado desde finales de octubre.

Esto haría que el primer Consell Executiu se reuniera con toda probabilidad sin la presencia del presidente, por lo que el máximo exponente sería el vicepresidente, que si fuera Oriol Junqueras (ERC), difícilmente podría asistir al encuentro.

Fuentes de las negociaciones consultadas por Europa Press este jueves no descartaban la convocatoria de unas nuevas elecciones, que serían en primavera, y pospondrían la primera reunión del Consell Executiu con toda probabilidad hasta las puertas del verano.