La CUP y los 15 policías de Terrassa denunciantes abren "un pequeño canal diálogo"

El portavoz de la Policía Local, Cristian Pérez, atendiendo a los medios
EUROPA PRESS
Publicado 22/01/2016 17:13:59CET

   TERRASSA (BARCELONA), 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La concejal de la CUP de Terrassa Maria Sirvent y los 15 agentes de la policía que la denunciaron por presuntas injurias y calumnias en el pleno de julio de 2015 han abierto "un pequeño canal de diálogo" para llegar a un consenso.

   Así lo ha explicado este viernes ante los medios el portavoz de la Policía Local y miembro del Sindicato de Funcionarios y Policías (SFP), Cristian Pérez, tras celebrar el acto de conciliación que ha acabo sin acuerdo.

   Ha pedido la matización de algunas palabras de Sirvent que, como según ha dicho Pérez, afirmó en el plenario sobre el cuerpo de seguridad: "Hacen una persecución de los movimientos sociales" y "tienen la clara función de represión política".

   Pérez ha defendido que no quieren "coartar la libertad de expresión" y espera que en el margen de 10 o 15 días se pueda decidir si se debe resolver por la vía judicial, sea cuál sea el desarrollo de las negociaciones.

   El portavoz ha señalado que las decisiones pasarán por la asamblea, igual que se hizo al tomar la iniciativa de denunciar a la cupaire, una medida que también secundó el sindicato, ha agregado.

LA CUP, PREDISPUESTA

   La concejal egarense ha manifestado a la salida del acto de conciliación que si sus palabras "se han malinterpretado la CUP está dispuesta a hablar y a mantener un diálogo, pero hubo una querella y una judicialización" al respecto.

   A las puertas de los juzgados se han reunido entidades y personalidades para mostrar su apoyo a Sirvent, como el diputado en el Parlament Benet Salellas que ha tildado de "inadmisible" la denuncia, destacando que actuaba en el ejercicio de sus obligaciones de participar en el debate democrático.

   Por su parte los partidos que gobiernan la ciudad, PSC y CDC, han emitido un comunicado apelando al diálogo y a la mediación para resolver el conflicto.

   El portavoz adjunto del grupo municipal socialista, Marc Armengol, ha manifestado que "es un cuestión totalmente resoluble si se hacen gestos de las dos partes".