La CUP pide al Síndic de Greuges que investigue la situación de los temporeros en Lleida

Retirada de colchones de los Camps Elisis en Lleida
CUP
Publicado 10/07/2018 16:15:20CET

Asegura que duermen en la calle unas 200 personas

LLEIDA, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El grupo de la Crida-CUP en el Ayuntamiento de Lleida ha enviado un escrito al Síndic de Greuges, Rafael Ribó, en el que le pide que investigue y actúe "como le sea conveniente para evitar que continúe la vulneración de derechos" de las personas temporeras que se han desplazado a Lleida buscando trabajo en la recogida de la fruta.

"La formación ha expuesto ante el Síndic las últimas actuaciones del Ayuntamiento de Lleida ante la situación que viven los temporeros en la ciudad, que conllevan graves vulneraciones de derechos humanos, sociales y laborales", ha asegurado la CUP en un comunicado este martes.

Según sus datos, hasta el 6 de julio, el número de temporeros durmiendo en la calle ascendía a unas 200 personas entre los Camps Elisis, el albergue Jericó, la plaza l'Ereta, aparcamientos de plaza Sant Josep y la Seu Vella y cajeros automáticos del municipio.

La Crida-CUP denuncia que "a pesar de la urgencia social, el Ayuntamiento no ha actuado, no ha creado un albergue para temporeros" y ha reducido las noches que facilita de pernoctaciones respecto al año anterior, de 10 a 4, sin poder garantizarlas porque no hay camas suficientes.

La formación señala que el día 6 hubo una operación coordinada entre Guardia Urbana y la empresa concesionaria de la limpieza, Ilnet en la que se tiraron colchones de los alrededores del Pabellón Nou de Camps Elísis.

En su comunicado señala que los agentes declararon a la formación que los colchones se retiraban porque estaban sucios, en horarios en que los temporeros trabajan o están buscando trabajo.

Una acción similar se reproducía el lunes, al día siguiente de la manifestación en Lleida en defensa de un albergue de temporeros y en protesta por la represión, con retirada de cartones y sin aumentar las ayudas para pernoctaciones.

Los concejales de la CUP preguntaron al alcalde Àngel Ros por el destino de las pertenencias y si se había dado cuenta a servicios sociales para buscar una solución para su alojamiento, cuestión que, según la formación, no ha obtenido respuesta.

La CUP considera las actuaciones ordenadas por el Ayuntamiento "un atentado a los derechos de las personas en situación de vulnerabilidad y pobreza", y que el Ayuntamiento se niega a afrontar la crisis que viven las personas afectadas.

Contador