La CUP seguirá absteniéndose ante cualquier candidato hasta que haya un programa republicano

385848.1.644.368.20180305114445
Vídeo de la noticia
Actualizado 05/03/2018 13:58:02 CET

   BARCELONA, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

El diputado de la CUP en el Parlament Carles Riera ha advertido este lunes a JxCat y ERC que sus cuatro diputados mantendrán la abstención en un pleno de investidura, sea quien sea el candidato, ya que la falta de acuerdo con ambos grupos no se debe al nombre propuesto, sino a que plantean un Govern autonomista en vez de republicano catalán.

Lo ha dicho en rueda de prensa tras reunirse con el presidente del Parlament, Roger Torrent, que ha abierto ronda de contactos con los grupos para investir a un presidente de la Generalitat, y Riera le ha transmitido: "Un candidato que quiera ser autonomista contará con nuestra abstención, pero con un programa republicano sobre la mesa nosotros podemos aceptar cualquier nombre".

"Si se precipita una investidura, contarán con nuestra abstención", y ha asegurado que el Consell Polític de la CUP del sábado no abordó ningún nombre por mucho que el de Jordi Sànchez (JxCat) esté sobre la mesa, sino que puso de manifiesto un radical desacuerdo con ERC y JxCat sobre el programa de Govern.

En ese sentido, ha avisado de que no volverán a las reuniones tripartitas con JxCat y ERC mientras quieran negociar un programa autonomista, y que sólo retomarán la negociación si les propusiesen un programa de desarrollo de la república; algo que no descartan que se pueda producir antes de un pleno de investidura, incluso si se convoca a finales de semana.

La decisión de la CUP también pretende poner a prueba "la verdadera voluntad de soberanía republicana institucional" de JxCat y de ERC, ya que consideran que con sus cuatro abstenciones sí puede prosperar la candidatura de cualquier candidato que propongan.

Sin el 'sí' de la CUP, los independentistas pierden la mayoría absoluta de 70 diputados que suman con los 'cupaires', lo que imposibilita una investidura en primera vuelta, pero en segunda vuelta se puede investir a un candidato con mayoría simple --es decir, con más 'síes' que 'noes'-- y, pese a que JxCat y ERC suman 66 diputados frente a los 65 del resto de grupos, cuatro de ellos no tienen asegurado el voto.

Oriol Junqueras (ERC) y Jordi Sànchez (JxCat) están en prisión y, previsiblemente, podrán delegar su voto, pero Carles Puigdemont (JxCat) y Toni Comín (ERC), tendrán difícil que otro diputado vote en su nombre ya que tanto los letrados del Parlament como el propio Tribunal Supremo ya advirtieron de que delegar el voto en su circunstancia --desde Bélgica-- iría contra el reglamento de la Cámara.

La CUP rechaza que Puigdemont y Comín renuncien al acta para conseguir esa mayoría, asumen que para desarrollar la república tendrán que desobedecer al Estado, y piden que JxCat, ERC y su mayoría en el Parlament demuestren que están dispuestos a hacerlo, pidan el voto delegado para ambos diputados, lo lleven a un pleno e invistan a un candidato.

"¿Si no han sido capaces de desobedecer sobre el derecho a voto de estos diputados, serán capaces de desobedecer para realizar un programa republicano?", y ha asegurado que la CUP no quiere un escenario de repetición electoral y que si JxCat y ERC quieren hacer autonomía y desobedecer al mandato del 1-O, serán ellos los que precipitarán las elecciones.

Sobre que la coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, criticara la postura de la CUP y planteara a quién más quieren enviar a la papelera de la historia, ha replicado: "Todavía no hemos acabado de lanzar elementos políticos a la papelera de la historia".

Riera se ha posicionado a favor de ampliar la base republicana, pero sobre que el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, propusiera un acercamiento con los comuns y abrir el diálogo con el PSC, ha reprochado que incluya a los socialistas, que son "uno de los principales cómplices del 155".