Desarticulada en Barcelona una banda de falsificadores de tarjetas que actuaba en toda España

Actualizado 10/07/2006 16:11:38 CET

SABADELL (BARCELONA), 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los Mossos d'Esquadra han desarticulado una banda organizada que se dedicaba principalmente a la falsificación de tarjetas bancarias y documentos y a la estafa por Internet en la denominada operación 'Minerva'. El fraude podría superar el millón de euros aunque los investigadores no descartan que la cifra pueda aumentar.

La investigación, que se inició a finales del pasado mes de marzo, culminó el pasado miércoles con la detención de 21 personas de origen subsahariano después de realizar el registro de 11 domicilios en siete ciudades del área metropolitana de Barcelona, otro en Valencia y otro en Avilés (Asturias). La coordinación del caso corre bajo la tutela del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, cuyo titular es Juan del Olmo.

En los registros, los Mossos desarticularon dos laboratorios (uno en Barcelona y otro en Valencia) en los que se falsificaban tarjetas bancarias y un laboratorio para falsificación de documentos ubicado en Barcelona.

Tres de los registros tuvieron lugar en L'Hospitalet de Llobregat, dos en Barcelona, dos en Terrassa, uno en Sabadell, uno en Cerdanyola del Vallès, uno en Martorell y otro en Abrera. En los pisos se ha encontrado gran cantidad de aparatos electrónicos como pantallas de plasma, GPS, DVD o teléfonos móviles adquiridos con las tarjetas falsificadas a través de Internet. Posteriormente vendían el material en el mercado negro.

El grupo, que ha sido imputado como asociación ilícita, estaba perfectamente organizado con una clara distribución de tareas. Uno de los detenidos, por ejemplo, era ingeniero informático de origen nigeriano.

Este individuo, según explicó el subjefe de la comisaría general de investigación criminal, Joan Carles Molinero, "consiguiendo sólo los cuatro primeros dígitos de una tarjeta, que no les hacía falta ni robarla, era capaz de crear la combinación de los otros números". Esta persona recibía listados de Estados Unidos y Canadá sólo con los cuatro primeros números y "con una fórmula matemática conseguía sacar la numeración de tarjetas de cuyo propietario no les hacía falta conocer ningún dato porque en la compra por Internet no hay ninguna comprobación de estas características".

Molinero destacó el hecho de que los 21 detenidos sean de origen subsahariano, ya que, según él, "la falsificación de tarjetas no se da mucho en este colectivo" y resaltó que hacían unas falsificaciones de tarjetas y documentos "de muy alta calidad".

Por lo que respecta a la nacionalidad de los detenidos, 15 eran nigerianos, cuatro liberianos, uno de Guinea Ecuatorial y otro de Sierra Leona. Todos ellos pasaron a disposición judicial el 7 de julio. De los 21 detenidos, de entre 24 y 41 años, diez están en prisión, seis quedaron en libertad con cargos y tienen que personarse ante el juez cada 15 días y otros cinco quedaron libres.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies