Descubren un cambio en el apareamiento de algunas polillas parecido al de las mariposas

Ejemplar de macho de polilla 'Paysandisia archon' (Castniidae)
UAB/ VÍCTOR SARTO
Publicado 27/04/2016 16:44:54CET

CERDANYOLA DEL VALLÈS (BARCELONA), 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

Una investigación de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) ha revelado que se han producido variaciones en el proceso de apareamiento de las polillas ('Paysandisia archon') de especie neotropical --que llegaron a Europa en 2001 procedentes de Argentina--, muy parecido al de las mariposas diurnas, según ha informado la universidad en un comunicado.

Por primera vez en aproximadamente dos siglos de conocimiento, se ha dado un caso de convergencia evolutiva en el orden de las mariposas ('Lepidoptera'), y se ha descubierto que la irrupción de este insecto de Sudamérica "ha roto las reglas conocidas a comportarse como una mariposa".

En este sentido, los machos son territoriales y sólo utilizan la visión en la búsqueda de pareja, mientras que las hembras no liberan feromonas para atraerlos e incluso han perdido sus glándulas de feromonas, igual que sucede en las mariposas hembras.

Los 'lepidoptera' es uno de los grupos de insectos más diversos que agrupa a mariposas y polillas, con más de 160.000 especies descritas, y hasta 2012 se conocían dos estrategias básicas de copulación.

En el caso de las mariposas (mayoritariamente diurnas), los machos utilizan su visión para detectar hembras de su misma especie a cierta distancia y seducirlas, mientras que éstas no tienen glándulas de feromona sexual y, por tanto, no liberan feromonas de largo alcance para atraer a los machos, utilizando sus vistosos colores en el proceso de cortejo.

En el caso de las polillas (mayoritariamente de carácter nocturno), los machos utilizan su sistema de olfato para detectar a las hembras a cierta distancia, porque estas últimas sí liberaban feromonas de largo alcance y una vez juntos y en estrecha interacción de cortejo, los machos (tanto mariposas como polillas), y en algunos casos también las hembras, liberan feromonas de corto alcance u olores que facilitan o impiden los últimos pasos del cortejo que conducen a la cópula.

El estudio ha estado encabezado por el investigador del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la UAB, Víctor Sarto, junto con miembros del Instituto de Química Avanzada de Catalunya (CSIC-IQAC), según ha informado la UAB.