Descubren un yacimiento neolítico en La Balma de la Massana (Lleida)

Actualizado 19/05/2008 13:40:04 CET

LLEIDA, 19 May. (EUROPA PRESS) -

Arqueólogos del Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES) y de la Universitat Rovira i Virgili (URV) de Tarragona han descubierto un nuevo yacimiento neolítico en La Balma de la Massana, en el municipio de Almasora (Lleida), en el que han encontrado gran abundancia de industria lítica, restos de cerámica y fauna doméstica.

La presencia de un depósito sedimentario, de unos 15 metros de potencia, podría suponer la posibilidad de documentar ocupaciones del Paleolítico superior (30.000-9.000 a.C) y, por ello, se programó un sondeo en este paraje de la sierra del Montsec para determinar su potencial.

El codirector de los trabajos de excavación Àlex Solé aseguró que esta primera intervención ha consistido en un sondeo para establecer "el marco cronocultural de la secuencia" para poder afrontar en un futuro una excavación en extensión del yacimiento.

Solé dijo que este sondeo permitió identificar dos niveles arqueológicos que posiblemente se corresponden con el neolítico epicardial --finales del neolítico antiguo--, gracias a los más de 200 fragmentos de cerámica realizados a mano que se han descubierto en el yacimiento.

En el yacimiento también se ha encontrado gran abundancia de industria lítica y restos de fauna. Los codirectores Amèlia Bargalló y Juan Ignacio Morales remarcaron que son herramientas de sílex, con presencia de elementos realizados en cuarcita.

En este periodo, la industria lítica se caracteriza por la presencia de elementos destinados a trabajos agrícolas, como pueden ser esquirlas o láminas, que se creaban para ser inseridas en mangos, y dientes de hoz. En lo que se refiere a la fauna, es en gran parte doméstica con predominio de bóvidos y suidos.

En próximas campañas se continuará con la excavación del sondeo para confirmar la presencia de ocupaciones paleolíticas y, paralelamente, se ampliará la superficie de excavación para identificar la función de la cueva y la distribución espacial de las actividades que allí se realizaban por parte de las comunidades neolíticas.