Un detenido y decenas de identificados en una redada en el barrio de la Ribera

Redada En El Barrio De La Ribera De Barcelona
EUROPA PRESS
Actualizado 19/05/2012 0:13:48 CET

BARCELONA, 18 May. (EUROPA PRESS) -

La redada policial conjunta entre Mossos d'Esquadra, Guardia Urbana y Policía Nacional en el barrio barcelonés de la Ribera, iniciada a las 19.30 horas, se ha saldado con un detenido por un requerimiento judicial pendiente y con varias decenas de identificados, según el primer balance de Mossos d'Esquadra.

En declaraciones a Europa Press, el inspector y subjefe del distrito de Ciutat Vella de los Mossos d'Esquadra, Josep Garcia, ha lanzado un mensaje de "tranquilidad" a los vecinos del barrio indicando que no es especialmente conflictivo y que, de hecho, los delitos han disminuido globalmente, si bien se ha detectado un repunte en los robos con violencia e intimidación las últimas semanas, lo que les preocupa especialmente.

En el primer balance antes de que termine el dispositivo, Garcia ha explicado que se han efectuado unos cuatro registros en bares problemáticos, que acostumbran a concentrar pequeños delincuentes, situados en la plaza Sant Agustí, la calle Mònec y Carders.

Agentes de paisano y coches de la policía que patrullaban por el barrio han trasladado a los retenidos a los dos puntos operativos situados en la plaza de la Llana y la plaza de la Acadèmia, donde se han desplegado varias dotaciones de los Mossos de la Arro y la Brimo.

De cara a la pared, les han registrado e identificado, comprobando si tenían antecedentes y, aquellos que no llevaban la documentación encima, han sido trasladados a las dependencias de la Policía Nacional.

El perfil de las personas identificadas es de hombres jóvenes --en su mayoría inmigrantes--, y a alguno de ellos se les ha decomisado pequeñas cantidades de estupefacientes, llegando a levantarse cuatro o cinco actas.

REACCIÓN CIUDADANA

El intendente de la Guardia Urbana en el distrito de Ciutat Vella, Ricardo Salas, ha explicado a Europa Press que en los cuatro primeros meses del 2012 los hurtos han bajado el 8%, pese a que han aumentado los tirones en la calle.

Ha relatado que están en contacto con los vecinos y los comerciantes, de quienes han recibido quejas por inseguridad porque es una zona de ocio, con lo que habitualmente tienen que soportar mucho ruido e incivismo.

Sin embargo, algunos vecinos se han acercado hasta los puntos donde se realizaban identificaciones y algunos de ellos han criticado la actuación policial e incluso han tildado a la policía de "racista" por el requerimiento, a su juicio, discriminatorio de 'papeles' a los extranjeros.

Salas ha admitido que la policía no siempre es bien recibida, aunque ha defendido que no pueden permitir que haya zonas "fuera del control policial".

Según Garcia, el objetivo del dispositivo es de "prevención, control de multireincidentes o habituales y de disuasión" y se enmarca en una acción estratégica más amplia que se repetirá durante las próximas semanas en la Ribera, Santa Caterina y el barrio de Sant Pere.