Los diputados electos que quisieran renunciar deben hacerlo ante la Junta Electoral

Fachada del Parlament de Catalunya
EUROPA PRESS
Publicado 08/01/2018 18:48:15CET

El independentismo debate si deben renunciar los cuatro consellers cesados en Bélgica

BARCELONA, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los diputados electos que quisieran renunciar al acta antes de constituirse el 17 de enero el Parlament deberían comunicar su decisión ante las respectivas Juntas Provinciales y no ante la Cámara catalana, han explicado a Europa Press fuentes parlamentarias.

Esta cuestión ha cobrado fuerza este lunes después de que el independentismo debata si los cuatro consellers cesados que viven en Bruselas (Clara Ponsatí, Lluís Puig, Toni Comín y Meritxell Serret) deben o no asumir el acta de diputado dadas sus circunstancias excepcionales.

El hecho de que hayan sido elegidos diputados pero que no puedan acudir al Parlament, por el riesgo a ser detenidos y encarcelados, pone en peligro la mayoría independentista que actualmente hay en la Cámara: 70 diputados, solo dos escaños por encima de la mayoría absoluta.

Demòcrates, partido que se ha presentado con ERC a los comicios, ha pedido este lunes que los cuatro renuncien al escaño y que, automáticamente, se les garantice un puesto en el próximo Govern, ya que para ser conseller no es necesario que tengan la condición de parlamentarios.

La decisión deberían tomarla ante del 17 de enero, ya que aquel día el Parlament se reunirá por primera vez en esta legislatura y la mayorías que aquel día se formen determinarán si la Cámara tiene un presidente independentista o uno contrario a este proyecto político.

Los independentistas no contemplan que Puigdemont también renuncie ya que, en este caso, esto le impediría ser investido porque para ser presidente de la Generalitat sí que es condición 'sine qua non' haber logrado acta de diputado en las elecciones.

A LA JUNTA ELECTORAL

Las mismas fuentes sostienen que, si los consellers quieren eventualmente renunciar al acta, solo deben comunicarlo a la Junta Electoral Provincial correspondiente, y ésta ya se encargaría de expedir la credencial correspondiente al nuevo diputado sobre el que recaería el acta.

De la misma manera que no es necesario acudir presencialmente para obtener la credencial de diputado, tampoco es necesario hacerlo para renunciar a ella.

El procedimiento es diferente al habitual porque la legislatura aún no ha empezado; cuando la legislatura está en marcha y un diputado quiere renunciar, debe comunicarlo a la Mesa del Parlament, según figura en el artículo 17 del Reglamento de la Cámara.

SUSTITUTOS

Si Comín decidiera renunciar, le sustituiría el número 19 por Barcelona, el que ya fue diputado de JxSí en la pasada legislatura Gerard Gómez del Moral; si lo hiciera Serret, le sustituiría el 6 por Lleida, el alcalde de Solsona David Rodríguez.

Si renunciara Ponsatí, entraría como diputado el número 18 de JuntxCat por Barcelona, el exalcalde de ICV por Cerdanyola del Vallès (Barcelona) Antoni Morral; si lo hiciera Puig, le sustituiría el 8 por Girona, Ferran Roquer, quien fue director de los Servicios Territoriales del Departamento de Empresa en Girona.

El pleno del Parlament del 17 de enero lo pilotará en primer lugar lo que se conoce como la Mesa de Edad, que la compondrán los dos diputados más jóvenes y el diputado de más edad, que serán los encargados de organizar la votación para que se elija la Mesa del Parlament.

Si no hay cambios respecto a los diputados electos actuales, la Mesa de Edad la tendrían que formar Ernest Maragall, David Bertran y Rut Ribas.