Dos de los ocho testigos del crimen de Cappont de Lleida apuntan a un hombre negro como posible autor

Actualizado 05/07/2007 19:45:53 CET

La defensa del único detenido pide a la Audiencia su puesta en libertad bajo fianza

LLEIDA, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

Dos de los ocho testigos del crimen del joven Isaac Martínez Jiménez, en el barrio de Cappont de Lleida, declararon ante el juez instructor que el asesino podría ser un hombre negro, cuando el único detenido es un joven blanco de 29.

Según consta en el sumario del caso, al que ha tenido acceso Europa Press, todos coinciden en que hubo varios disparos y en que el asesino iba encapuchado. La declaración de un tercero define al tirador como un hombre sudamericano de unos 50 años, edad que también se menciona en otras declaraciones.

Con estos argumentos, el abogado del único detenido como presunto autor del asesinato, Jorge R.M., un joven de 29 años, ha pedido a la Audiencia de Lleida la libertad bajo fianza para su defendido.

El crimen se produjo el 9 de noviembre, a las 7 de la mañana según la opinión del forense, y entre las 7.20 y 7.30 horas según las declaraciones de los testigos, que coinciden en que fueron varios los disparos y en que el autor llevaba pasamontañas.

Uno testigos asegura, además, que el asesino llevaba el pelo largo, rasgo que no coincide con el detenido. Todos apuntan a que era un hombre de complexión fuerte, y algunos sitúan la estatura en 160 centímetros. El testigo que lo define como sudamericano asegura también que iba "corriendo como un pato".

El hasta ahora único sospechoso vive con la ex cuñada del fallecido --la ex pareja de su hermano-- y, en el momento del crimen, las dos familias tenían unas relaciones tensas por la custodia de la hija de este hermano del asesinado y de la compañera sentimental del ahora detenido.

RESIDUOS DE DISPARO.

El arresto se produjo el 20 de junio en el barrio de Rosselló de Lleida, pasadas las 16 horas, después de que el joven había sido vigilado por los Mossos durante toda la mañana en la cafetería de la Audiencia de Lleida, que regenta su familia.

Ese mismo día le hicieron la prueba de la parafina para detectar si había disparado un arma, pero salió negativa y fue puesto en libertad. Sin embargo, en unos segundos análisis los expertos de los Mossos d'Esquadra encontraron antimonio y bario en sus dos manos, además de plomo en la izquierda, lo que indica que el sospechoso estuvo en contacto con residuos de disparo.

En declaraciones a Europa Press, el padre del único imputado por el crimen, Antonio Rueda, aseguró que ha pedido a los Mossos d'Esquadra que abran otras líneas de investigación, ya que hasta ahora no se han tenido en cuenta las pruebas de su inocencia, y añadió que los componentes químicos hallados en las manos de su hijo se dan en muchos productos.

"La víspera --del homicidio-- mi chaval había cambiado una batería del coche y ésta es posiblemente la explicación, porque si, como dicen, hubiera disparado con la derecha, no tendría más componentes en la izquierda".

EL PADRE DEL DETENIDO DEFIENDE SU LIBERTAD.

Rueda defiende la puesta en libertad de su hijo asegurando que no tiene la intención de huir, "porque si fuera culpable y hubiera querido marcharse ha tenido siete meses y medio, y él va a seguir trabajando en la cafetería".

El padre del detenido asegura que en el sumario hay incongruencias y relata que al registrar por primera vez al fallecido los Mossos sólo le encontraron un mechero y una moneda de 10 céntimos y no un móvil, que sí figura luego en la relación de pertenencias de Isaac Martínez sin que se sepa de dónde ha salido el teléfono.

Rueda también considera un error que los investigadores concluyeran que su hijo le llamó a las 7.30 horas a su teléfono móvil desde Cappont. "Fui yo quien llamó a mi chaval; lo que pasa es que la señal llega por el repetidor de Cappont", afirmó. En este sentido, el padre del sospechoso lamentó que los Mossos no se hayan molestado en comprobar quién hizo la llamada.

Según su versión, él llamó a su hijo a su casa de Rosselló desde la cafetería "porque se había dormido". Además, la pareja de Jorge R.M. insiste en que su madre despertó al detenido cuando sonó el móvil por la llamada de su padre.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies