Dos urbanos en prisión por un crimen dicen que la muerte de un mantero fue accidental

Ciudad de la Justicia, L'Hospitalet
EP-MLC - Archivo
Publicado 16/03/2018 15:45:58CET

   Los investigados por matar a un urbano y quemarlo declaran por otra muerte

   BARCELONA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Los agentes de la Guardia Urbana de Barcelona Rosa P. y Albert L. --en prisión provisional por el homicidio de la pareja de ella, también urbano-- han afirmado este viernes que la muerte de un mantero en 2014 durante una actuación de su unidad fue accidental, en su declaración en calidad de investigados ante el Juzgado de Instrucción 31 de Barcelona, han explicado fuentes judiciales.

   El caso del mantero se remonta al 9 de agosto de 2014, cuando el hombre murió tras ingresar en el Hospital del Mar con heridas graves a consecuencia de la caída desde unos 30 metros en la zona del Castillo de Montjuïc, cuando supuestamente huía de la policía.

   Según las mismas fuentes, los agentes han ratificado el atestado policial de 2014 según el cual la muerte del mantero se produjo de forma accidental, y ninguno de los dos investigados ha incriminado al otro.

   La juez reabrió la investigación del operativo en el que participaron los dos agentes después de que Rosa P. declarara que la muerte del mantero no fue accidental y de que su compañera de celda también afirmara que la agente había señalado a Albert L. por haber empujado al fallecido montaña abajo.

   El caso se había archivado por falta de pruebas pero ahora están investigados los dos agentes, compañeros de patrulla en la Urbana y en prisión provisional por la muerte del novio de ella, también agente, al que presuntamente abandonaron calcinado dentro de un coche cerca del pantano de Foix.