El dramaturgo Roland Schimmelpfennig revierte las convenciones teatrales en el Teatre Akadèmia

Un fragmento de 'El Drac d'or'
TEATRE AKADÈMIA
Publicado 22/01/2014 14:11:17CET

BARCELONA, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Teatre Akadèmia de Barcelona programa este miércoles y hasta el 16 de febrero el espectáculo 'El drac d'or', del autor contemporáneo Roland Schimmelpfennig, una crítica a los males de la sociedad globalizada, principalmente la inmigración, con una transgresión teatral: los hombres son interpretados por mujeres y los ancianos, por jóvenes.

Según ha explicado Schimmelpfennig en rueda de prensa, el cambio de papeles es una herramienta "maravillosa y muy antigua", y que ofrece a los espectadores la posibilidad de convertirse en el opuesto invitándoles a entrar más en el papel, como un reto, como una invitación a leer las historias de la inmigración.

"Es volver a explicar lo que ya conocemos pero de forma naíf, y que el espectador escuche la historia de una forma diferente a la que ya conoce", ha explicado el autor en defensa de la necesaria mutación de los personajes.

Inicialmente, esta obra fue un encargo de un teatro de Suecia, que la rechazó, tras lo cual el autor decidió llevarla a escena él mismo en 2009 en el Burgtheater de Viena, cosechando un éxito internacional que ha llevado el espectáculo a 40 países.

La historia se sitúa en la cocina de un restaurante asiático de comida rápida, donde se desarrollan diversas situaciones en torno a uno de los trabajadores, que tiene un enorme dolor de muela y se enfrenta con problemas arraigados actualmente en la sociedad.

DIFÍCIL PUESTA EN ESCENA

El director, Moisès Maicas ha explicado que se trata de una pieza de relojería que roza la perfección: "Al principio no tenía muy claro que los actores jóvenes hicieran de mayores", ha explicado Maicas, quien sintió una gran curiosidad teatral hacia esta obra, hecha desde un conocimiento profundo del mundo del teatro, ha dicho.

Para éste, ha sido fascinante ir descubriendo la enjundia de la pieza, así como la "maquinaria escénica tan bien construida" que había detrás de la obra, y que da como resultado un enorme juguete teatral que entusiasmó a toda la compañía que progresivamente ha ido subiendo de temperatura.

Los actores han coincidido en señalar su inicial estupefacción ante la complejidad del texto, algo que posteriormente ha dado paso a la satisfacción de sacarla adelante, con 48 escenas --algunas muy breves-- y cinco tramas distintas que terminan confluyendo.

Se trata de una producción del Teatre Invisible --en residencia en el Akadèmia y dirigida por Maicas--, esta pieza está encarnada por Mingo Ràfols, Clara del Ruste, Òscar Molina, Bàrbara Roig y Oriol Casas, en una colaboración con el Goethe Institute.

Roland Schimmelpfennig ha viajado a Barcelona para asistir a la presentación del espectáculo --este miércoles protagonizará un coloquio tras su estreno-- y para impartir un seminario avanzado de dramaturgia en la Sala Beckett titulado 'El canvi'.