Empieza en Tarragona el juicio contra el padre de Claudia, la niña maltratada de Salou

Actualizado 05/10/2007 6:21:17 CET

TARRAGONA, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado Penal número 3 de Tarragona celebra hoy el juicio contra el padre de Claudia, la niña de Salou que con siete meses sufrió en junio una fractura craneal por los presuntos malos tratos que éste le infligió. La pequeña había sufrido una fractura de fémur en abril y presentaba indicios de lesiones anteriores.

La Fiscalía pide cuatro años de cárcel para Richard R.B., de origen cubano, por un delito de lesiones con la agravante de parentesco, y reclama que no pueda acercarse durante cinco años a su hija, tutelada por la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA) de la Generalitat.

La administración catalana entiende, como acusación particular, que los hechos se traducen en dos delitos de lesiones con la agravante de parentesco y otro de violencia familiar habitual, y eleva su petición de condena a un total de diez años de prisión. Reclama también que Richard R.B. no pueda acercarse a Claudia durante cinco años y que se le inhabilite para ejercer la patria potestad durante tres años.

El caso de Claudia saltó a la luz pública en junio, cuando el acusado --que cuidaba de la pequeña durante el día mientras su madre estaba trabajando-- presuntamente la zarandeó y golpeó con violencia para acallar sus gritos, según mantienen la Fiscalía y la Generalitat en sus respectivos escritos de acusación.

La pequeña, que ahora tiene 11 meses, sufrió hemorragias en las retinas y una hemorragia intracraneal --propias del síndrome del 'niño zarandeado'--, además de una fractura parietal. Su padre consiguió así que se callara, pero Claudia entró en 'shock' y Richard R.B. tuvo que llevarla al ambulatorio de Salou, desde donde la trasladaron en ambulancia al Hospital Joan XXIII de Tarragona.

Al día siguiente, la niña fue remitida al Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona para ser atendida por el servicio de neurocirugía, donde se le apreció la citada fractura parietal, "de origen necesariamente traumático", según las acusaciones. Claudia permaneció ingresada hasta el 9 de julio, aunque no se ha podido precisar si sufrirá secuelas neurológicas dada su corta edad.

SOSPECHAS DE MALOS TRATOS ANTERIORES.

Ésta, sin embargo, no fue la primera vez que la pequeña estuvo hospitalizada, ya que en abril ingresó en el Hospital Joan XXIII por sospecha de malos tratos, tras diagnosticársele un fractura de fémur y constatar indicios de una fractura anterior de tibia, así como hematomas en un glúteo, en la pierna izquierda y en el abdomen.

En todos los casos, las acusaciones señalan a Richard R.B. como responsable, ya que trabajaba en el turno de noche y se encargaba de cuidar a Claudia durante el día, mientras su madre trabajaba y su otra hija, de cuatro años, estaba en el colegio. La defensa cree que no hay pruebas de que cometiera las agresiones y pide su absolución.

Además de la pena de prisión, la Fiscalía solicita que el padre de la pequeña la indemnice, a través de sus representantes legales, con 6.000 euros por las lesiones y por los daños morales producidos, una cantidad que la Generalitat eleva a un total de 12.000 euros.

El Ministerio Fiscal pide también que se sustituya la pena que se le imponga --en caso de que resulte condenado-- por su expulsión de España --Richard R.B. no tiene permiso de residencia--, situación que quiere que se mantenga durante diez años o, como mínimo, hasta que haya prescrito la pena que solicita.

Por los presuntos malos tratos infligidos a la pequeña Claudia también estuvo imputada su madre, Ainadys M.T., para quien la Fiscalía pidió el archivo de la causa al entender que no quedó acreditada su participación en los hechos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies