La empresa familiar antepone el orgullo de pertenencia a los dividendos, según directivos

X.Cambra, E.Planes, J.Tàpies, J.Brugera, M.Puig, R.Grífols, N.Vilanova, M.Torres
EUROPA PRESS
Publicado 18/06/2018 21:10:30CET

BARCELONA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El orgullo de pertenencia es uno de los elementos principales para el buen funcionamiento de las empresas familiares, incluso más que los dividendos, han coincidido en decir este lunes representantes de cuatro de las grandes compañías familiares catalanas: Puig, Familia Torres, Grifols y Fluidra.

En el debate del Círculo de Economía 'Empresa familiar en un entorno globalizado' han participado el presidente emérito de Puig, Mariano Puig; el consejero delegado de Grifols, Raimon Grífols; el presidente de Fluidra, Eloi Planes, y el presidente de Familia Torres, Miguel Torres, también con la presidenta de Atrevia, Núria Vilanova, y moderados por el director de la Cátedra de Empresa Familiar de Iese, Josep Tàpies.

Puig ha manifestado que "lo importante es inculcar el orgullo de pertenencia, la satisfacción de formar parte de un ente que es propiedad de la familia, y conscientes de que con la unidad se puede ayudar a seguir adelante".

También Grífols ha considerado que "la clave es el orgullo", y ha recordado que durante años la compañía no podía pagar dividendos porque la mayoría de recursos iban destinados a pagar los intereses a entidades financieras, que estaban en el 17 ó 18%, a lo que se sumaba que en España se pagaba a 800 días.

Torres ha explicado que la compañía mantiene una política de destinar solo un 5% de los beneficios a dividendos, lo que ayuda a que el factor que impere como principal sea la "identidad" y los valores de la empresa, que en su caso ha remarcado que son el amor a la tierra, la viña y el cuidado del medio ambiente.

Planes (Fluidra) considera que el dividendo es uno de los elementos vitales, aunque también lo es el elemento emocional: "Si quieres que la empresa tenga continuidad, la gente debe sentirse orgullosa y que forma parte del proyecto".

Al ser preguntados por si es más importante la familia o el negocio, Puig ha respondido que "si el negocio va bien, casi seguro que la familia está encantada", algo en lo que Torres ha coincidido.

En el caso de las empresas cotizadas, Grífols ha dicho que "lo primero son los pacientes, los donantes de plasma, y después los accionistas", y que lo más importante para una empresa farmacéutica es la seguridad y la calidad de sus productos, que en este caso llevan el nombre de la familia.

Planes ha hecho hincapié en la necesidad de tener una visión compartida --en el caso de Fluidra hay cuatro familias fundadoras-- y tamibén que el negocio sea sostenible y rentable.

Sobre la importancia de que la familia tenga el control del accionariado --en el caso de las empresas cotizadas--, tanto Grífols como Planes han asegurado que los inversores valoran que la familia fundadora esté al frente, ya que tienen en cuenta que se juegan su patrimonio.