Entidades alertan de la vulnerabilidad de las discapacitadas ante la violencia doméstica

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Discriminación

Entidades alertan de la vulnerabilidad de las discapacitadas ante la violencia doméstica

Pilar Díaz y Meritxell Caralt, miembras de Cocarmi
EUROPA PRESS
Publicado 28/11/2016 13:54:47CET

BARCELONA, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Comitè Català de Representants de Persones amb Discapacitat (Cocarmi) ha alertado este lunes de que las mujeres discapacitadas son un colectivo vulnerable a sufrir violencia doméstica, y ha remarcado la "doble discriminación" que sufre este colectivo, por razón de género y de discapacidad.

Según una encuesta del CIS del año 2015, el 40% de la población española cree que es "normal" que las personas con discapacidad se sientan discriminadas, una cifra alarmante para un colectivo que en Catalunya representa a más de 500.000 personas, ha explicado este lunes en rueda de prensa la cuarta vicepresidenta de Cocarmi, Pilar Díaz.

En el caso de las mujeres, la situación de inferioridad es también latente dentro de este colectivo, donde tienen una brecha salarial del 16% respecto a los hombres discapacitados y donde conforman sólo un 38% de la ocupación laboral, que se sitúa en el 62% en el caso de los varones.

En el caso de la violencia doméstica y machista, es notable el aumento de las cifras comparadas con las estadísticas de las mujeres sin discapacidad; en el año 2012, un estudio del Parlamento Europeo alertó de que un 80% de las mujeres discapacitadas había sido víctima de violencia en algún momento.

Este estudio es una excepción, ha explicado Díaz, que ha querido denunciar que no hay estudios específicos sobre mujeres discapacitadas y violencia de género, hecho que obstaculiza la implementación de medidas y protocolos por parte de las instituciones para proteger a este colectivo.

UNA CARRERA DE OBSTÁCULOS

La baja autoestima y la fuerte dependencia de las discapacitadas con su entorno son algunos de los factores que hacen que no se denuncien todos los casos de violencia, que a veces tienen el añadido de las barreras físicas o comunicativas en los puntos de asesoramiento, que les impiden acceder a ellos incluso cuando tienen la voluntad.

Aún no existe ninguna casa de acogida para mujeres maltratadas que sea 100% accesible para personas con movilidad reducida, ha explicado Díaz, que sufre una discapacidad motriz, por lo que a veces la mujer maltratada renuncia a la denuncia por falta de una solución que le garantice una buena calidad de vida.

VIOLENCIA DEL ENTORNO MÁS CERCANO

La violencia no es solamente machista, ha matizado la vicepresidenta, también existe un abuso emocional hacia muchas personas con discapacidad que se ejerce desde la propia familia, muchas veces de manera inconsciente, al no dejar que esa persona se desarrolle con independencia, al tomar todas sus decisiones sin consultarla o al infantilizarla.

Desde la campaña de Cocarmi buscan empoderar a las mujeres discapacitadas para que sean concientes de si sufren una situación de discriminación y para que en ese caso retomen las riendas de su vida, algo que a veces se les impide cuando se difumina la línea entre el abuso emocional y el trato a su discapacidad.

La asociación pide "voluntad política" y sistemas de atención individualizada para atender a este colectivo, que debería pasar por la mejora de la accesibilidad de los puntos de apoyo y campañas de información que conciencien a las mujeres discapacitadas de sus derechos, así como la inclusión de este colectivo en encuestas y estudios que visibilice esta realidad.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies