ERC aspira a crecer hasta al menos 800 listas en las elecciones municipales de 2019

Acto de reciente de ERC a favor de la república.
ERC
Publicado 21/04/2018 10:21:51CET

Priorizará "pactos republicanos" con la CUP, los comuns y el PDeCAT como aliados potenciales

BARCELONA, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

ERC aspira a presentar en las elecciones municipales de mayo de 2019 un "umbral mínimo" de 800 listas, lo que superaría las 715 de 2015 y las 600 de 2011 y constituiría su récord de candidaturas en unos comicios locales desde la restauración de la democracia.

En declaraciones a Europa Press, el secretario de Política Municipal del partido, Marc Sanglas, ha defendido que esta circunstancia evidencia el "proceso de crecimiento" de la formación y la estructura territorial que ha conseguido implantar en los últimos años.

Los republicanos admiten que los resultados de las elecciones catalanas de diciembre de 2017 no culminaron las "expectativas" que se habían generado --algunas encuestas vaticinaban su victoria--, pero recuerda que lograron más de 900.000 votos y eso constituyó en sí mismo sus mejores resultados en el Parlament.

ERC ya ha puesto en marcha la maquinaria electoral a un año vista y espera tener cerrados el 26 de mayo todos los jefes de filas de las candidaturas de ciudades de más de 25.000 habitantes y también de las capitales de comarca: luego, empezarán a trabajar en cerrar las listas globalmente.

Sanglas prevé que las elecciones municipales supongan una "sacudida" importante del mapa electoral catalán, teniendo en cuenta los profundos cambios que ha experimentado el sistema de partidos en Catalunya desde los últimos comicios locales.

Por ejemplo, en 2015 el partido más votado fue CiU, que ya no existe y por lo tanto no volverá a concurrir como tal, y Cs era entonces una formación con 9 diputados en el Parlament, mientras que ahora es el grupo con más escaños en la Cámara catalana.

FRAGMENTACIÓN

Sanglas prevé que las grandes ciudades catalanas se caractericen por la "fragmentación" de los plenarios municipales, con 7 y 8 partidos obteniendo representación y dejando muy lejos aquellas mayorías absolutas que conseguía en el pasado, por ejemplo el PSC, en municipios metropolitanos.

El crecimiento de Cs, si se produce, será a costa de la "debilidad" del PSC y PP, pronostica el republicano, y apunta que ante este escenario serán muy importantes los pactos postelectorales que empiecen a diseñarse tras los comicios.

ERC priorizará los "pactos republicanos", lo que significa situar como aliados potenciales a partidos soberanistas como la CUP y el PDeCAT, pero entre los que también incluye las listas de los comuns, pese a no ser una fuerza independentista.

De hecho, en la actual legislatura local el partido de Oriol Junqueras ya ha tejido pactos de estas características en municipios clave del área metropolitana barcelonesa: en Sabadell y Badalona participan en equipos de gobierno en los que deben entenderse con la CUP y los comuns.

ALIANZAS PREELECTORALES

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont propuso el domingo pasado que el independentismo concurriera en listas unitarias en tantos municipios como fuera posible y, sobre todo, en Barcelona, una oferta de la que ERC no se muestra muy partidaria.

Sanglas recuerda que su partido siempre ha sido partidario de ir en listas separadas porque genera la capacidad de "llegar a más gente" y seducir a más sectores ideológicos, y esgrime que ERC y el PDeCAT lograron más escaños presentándose por separado al Parlament en 2017, que juntos en las de 2015 --66 escaños (32 y 34) por los 62 de JxSí--.

Con estas 800 listas los republicanos buscan consolidarse como una de las fuerzas importantes del panorama político catalán, pese a que el partido atraviesa por uno de sus momentos más complicados: tiene a su líder, Oriol Junqueras, encarcelado y a su secretaria general, Marta Rovira, residiendo en Suiza.

Sanglas apunta que la tendencia al crecimiento era anterior a este contexto, y añade que la situación de Junqueras y Rovira ha generado una "solidaridad" hacia el partido acercando a nuevos militantes al proyecto republicano, lo que ha fortalecido las estructuras locales.

ERC prefiere no hacer vaticinios sobre los resultados, en 2015 logró más de 2.300 concejales y medio millón de votos, y esgrime que hasta que no haya "un Govern constituido y cierta calma" es muy difícil hacer pronósticos electorales.