Erri De Luca narra un "cuerpo a cuerpo" entre un escultor y una estatua en una novela

El escritor Erri de Luca
EUROPA PRESS
Publicado 16/03/2018 14:18:08CET

   "La tiranía ha regresado de nuevo sobre los puestos de trabajo"

   BARCELONA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El autor napolitano Erri De Luca retrata la "historia de un cuerpo a cuerpo entre un escultor y una estatua" en su nueva novela 'La natura expuesta' (Seix Barral), que este sábado llevará al Festival Mot de Girona.

   En rueda de prensa este viernes, ha detallado que esta historia tiene a un Jesucristo esculpido desnudo y tapado con paños a lo largo de los años, y su escultor es el encargado de devolverlo a su desnudez original.

   A la hora de realizar su trabajo, el protagonista tiene una reacción emotiva con esta escultura porque el contacto con el mármol le deja la piel de gallina, y se siente conmovido con el frío del cuerpo: "Hace un gesto absurdo: toma un paño y le cubre los pies que tienen frío".

   A partir de ese momento se genera una "fraternidad entre el escultor y el cuerpo, una revelación física no espiritual", en relación a un cuerpo joven condenado a muerte.

   Otro de los temas de la novela es la inmigración, ya que el escultor se ve convertido en pasador de refugiados a través de las montañas; éste ha agregado: "Las montañas no sirven para separar. Son el sistema más denso de comunicación. Las fronteras solo pueden funcionar bien en el llano".

   Para De Luca, parafraseando a Homero, el mar es una vía líquida, "una calle maestra de la civilización" que ha permitido que su ciudad, Nápoles, estuviera dominada por españoles, ha citado.

   El escritor ha lamentado el maltrato de las autoridades hacia los inmigrantes, a los que han bautizado como clandestinos y como olas migratorias: "Ante las olas, la tierra firme siente que tiene que defenderse y tener una reacción de rechazo".

   A su juicio, cuando una madre sale en patera, sin destino, con sus hijos pequeños en una barca hacia el mar abierto y sin agua, sin comida y sin combustible suficiente, "cuando una madre llega a hacer esto con ella misma y sus hijos, sabemos que no hay nada que pueda parar los flujos migratorios".

   Sobre su protagonista, que se ve obligado a abandonar su pueblo por su actividad como pasador, De Luca ha dicho que "quien rompe las reglas, se sale del comportamiento habitual, da un paso adelante o rompe el muro de la indiferencia, es perseguido".

   Para él, los poderes siempre quieren una comunidad obediente uniforme, pero la sociedad no es así: "No somos tan buenos como las hormigas, somos indisciplinados".

RESISTENCIA Y DERECHOS

   En su intervención este sábado en el festival abordará la escritura de resistencia, y ha dicho que los derechos adquiridos siempre son fruto de una negociación continua ininterrumpida, y no un beneficio para siempre.

   Para él, las luchas en los años 70 era favorables a los trabajadores, y todas las tiranías de las empresas fueron batidas en aquellos años: "Ahora la tiranía ha regresado de nuevo sobre los puestos de trabajo".

   El escritor ha considerado que justicia, escuela y sanidad, derechos en la Constitución de los países, "hoy se han convertido en servicios que prestan las empresas y el Estado ya no es el lugar donde se representa la comunidad, sino una gran empresa, donde los derechos se han convertido en servicios".

   Ha dicho que los ciudadanos se han convertido en clientes en una "deriva economicista", y la situación es la del cliente solo ante la máquina estatal: "La Revolución Francesa empezó a denominar a las personas como 'ciudadanos' y esto es lo que tenemos que recuperar".