Esteve ve un honor acabar con el "colofón de la presidencia" de la Diputación de Barcelona

Salvador Esteve
EUROPA PRESS
Publicado 25/06/2015 14:25:33CET

Los grupos agradecen la labor de los diputados y de los trabajadores en el último pleno del mandato

BARCELONA, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Diputación de Barcelona, Salvador Esteve, ha asegurado este jueves en el último pleno del mandato que ha sido para él "un honor y una satisfacción acabar la vida política al servicio del municipalismo, con el fantástico colofón de la presidencia" de la corporación provincial.

"Del servicio a mi pueblo y a mi país no me jubilaré nunca", ha advertido en el último pleno que ha presidido antes de retirarse de la carrera política, en el que ha agradecido el trabajo de los diputados provinciales, de los empleados y de su familia, y ha defendido que la corporación provincial ha trabajado por la cohesión social y territorial, la reactivación económica, la calidad de vida, la cultura y la identidad local.

Sostiene que la Diputación ha trabajado desde el diálogo entre diputados y escuchando a los alcaldes, coordinándose con el Govern y las tras corporaciones provinciales catalanas, y con prudencia para mantener y mejorar la situación financiera del ente para garantizar su eficacia.

Ha destacado la línea de apoyo a los municipios de menos de 1.000 habitantes de la provincia, la red de inversiones y el catálogo de servicios, además de los planes extraordinarios mediante los que han ofrecido unos 1.000 millones de euros a los ayuntamientos.

En declaraciones a los periodistas preguntado por la dimisión de algunos diputados provinciales por estar imputados en causas judiciales --entre ellos el exvicepresidente primero Ferran Civil--, Esteve ha señalado: "Han sido piedras en un camino que hemos sabido apartar convenientemente".

El vicepresidente Antoni Fogué también se ha despedido de la corporación elogiando el respeto institucional de sus diputados y pidiendo a los próximos que "no vengan con juicios a priori" y que valoren a la Diputación después de conocerla.

Ha destacado que la corporación tiene "asignaturas pendientes", que pasan por garantizar el respeto a la autonomía local y una financiación suficiente para mantener las competencias reales de los ayuntamientos.

DESPEDIDA DE LOS GRUPOS

Joan Carles García Cañizares (CiU) ha celebrado en nombre de su grupo que durante el mandato haya sido "posible hablar de todo sin perder las formas" y ha deseado mucha suerte a los que se despiden de la institución, especialmente a Esteve.

La socialista Pilar Díaz ha expresado su "reconocimiento profundo" por los trabajadores, el resto de diputados y el presidente, y ha asegurado que, si ser concejal o alcalde de un ayuntamiento es un honor, representar a los 311 municipios de la provincia es un honor todavía más grande, en sus palabras.

Desde el PP, Alberto Villagrasa, que tampoco repetirá, ha defendido la importancia del papel de las diputaciones --cree que quien pide su supresión lo hace por desconocimiento-- y ha pedido que se mantenga el buen talante de la corporación con la entrada de nuevos partidos, "porque al final los perjudicados serán los 311 ayuntamientos y sus ciudadanos".

En nombre de los ecosocialistas, Àlex Mañas ---que pasa a formar parte del Gobierno municipal de Badalona--- ha recordado a los que han formado parte de su grupo, y también ha agradecido la labor de los trabajadores y de los diputados, "especialmente la del presidente, por su talante, su capacidad de diálogo y su fina ironía".

El portavoz de ERC-AM, Jordi Portabella, que tampoco repite en el cargo, ha agradecido el trabajo de los técnicos, de los diputados y del presidente --ha destacado su "relación amable"--, algo que también ha hecho el diputado de su grupo Pere Prats.

La nueva Diputación se constituirá el 15 de julio, y estará compuesta por 14 concejales de CiU, 11 de ERC-ACM, diez de PSC-CP, siete de Entesa ---donde se integra ICV---, tres del PP, tres de C's y tres de la CUP-PA.