Un estudio de la UAB detecta más vitalidad urbana en barrios humildes de Barcelona

El mapa de la vitalidad urbana de Barcelona
UAB
Publicado 10/07/2018 12:10:41CET

Apunta que Gràcia, L'Hospitalet, Horta-Guinardó y Sant Andreu tienen una alta vida en la calle

CERDANYOLA DEL VALLÈS (BARCELONA), 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los investigadores del departamento de Geografía y del Institut de Ciència i Tecnologia Ambientals de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB), Xavier Delclòs y Carme Miralles, han mapeado la vitalidad urbana de Barcelona, apuntando que zonas alejadas del centro y barrios humildes tienen un alta vida en la calle

Lo han hecho a partir de un índice de análisis, al que han llamado Jane, usando fuentes censales, catastrales, sistema de información geográfica a partir de seis variables, ideando un mecanismo que detalla tanto los atributos de las ciudades tradicionales mediterráneas como los tejidos urbanos derivados de las lógicas modernas en la construcción de ciudades, según ha informado la UAB este martes en un comunicado.

Delclòs ha asegurado que el índice Jane permite entender que la manera de diseñar y construir las urbes puede dar con niveles de vida en la calle muy diferentes y en el caso de la capital catalana, ha puntualizado, "se pueden encontrar entornos con una gran vitalidad urbana en zonas periféricas y barrios tradicionalmente humildes", fuera del centro de la conurbación, con resultados que han indicado que un 23% del territorio presenta una vitalidad alta y un 35% moderada, aunque hay un 25% baja y un 17% nula.

El trabajo, que también se ha inspirado en las tesis del intelectual y activista norteamericano Jacobs, ha marcado tres corredores de gran bullicio, partiendo desde el centro de Barcelona: uno hacia el barrio de Gràcia, otro en la frontera noreste de L'Hospitalet del Llobregat y un tercero que se sitúa en el norte, en los distritos de Horta-Guinardó y Sant Andreu; además apunta a dos áreas fuera de estos tres corredores: Santa Coloma de Gramenet y Badalona.

Miralles ha reivindicado que esto evidencia que se puede favorecer la vitalidad siy ha recordado que estas partes de la ciudad, más allá del centro, "fueron rediseñadas antes de los Juegos Olímpicos y se tuvieron en cuenta aspectos largamente demandados por los vecinos", algo que podría explicar la vida que tienen las calles de estas zonas actualmente.

EFECTOS DE LA URBANIZACIÓN

La investigación también ha examinado el crecimiento urbano de los años 60 y 70, así como de los actuales que "han fracasado en el intento de reunir los requerimientos de Jacobs" y como ejemplo ha citado la Vila Olímpica, el 22@ y el centro Comercial Diagonal Mar, definiéndolos como espacios no sólo para vivir, también para vivirlos.

El análisis también ha advertido de "escenarios de procesos de gentrificación o sobrepoblación" en Gràcia, Ciutat Vella y el Poblenou.