Una familia del Raval se querella contra una inmobiliaria por coacciones para dejar su piso

 

Una familia del Raval se querella contra una inmobiliaria por coacciones para dejar su piso

Contador
Publicado 13/06/2017 18:36:53CET

Se niegan a abandonar la vivienda por tener en vigor un contrato de alquiler de tres años

BARCELONA, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

Una familia del barrio barcelonés de El Raval se ha querellado contra la inmobiliaria MK Premium, a la que acusan de coacciones por supuestamente presionarles e intimidarles para que abandonen el piso en el que viven en régimen de alquiler y con un contrato en vigor.

La querella, recogida por Europa Press, relata que hace un año esta inmobiliaria compro la finca, en el número 13 de la calle Lancaster, e intentó que Shiplu Ahmed y su familia --igual que el resto de vecinos-- dejaran el edificio para poder hacer obras.

Shiplu Ahmed y su mujer se negaron a hacerlo ya que el 1 de mayo de 2016 habían firmado un contrato de alquiler por tres años y, ante esta situación, comenzaron a recibir visitas de trabajadores de MK Premium que les decían que tenían que irse para empezar las obras, ofreciéndoles dinero para abandonar el edificio antes de que expirase el contrato.

Según la versión de los denunciantes, los trabajadores incluso les dieron la posibilidad de irse a 'okupar' otra vivienda, ofreciéndoles la llave, algo que Shiplu Ahmed rechazó porque podría cometer una ilegalidad y porque su hijo estaba escolarizado en el barrio y su mujer embarazada.

La querella sostiene que las presiones contra la familia han ido a más y que el 20 de marzo se despertaron asustados al oír fuertes ruidos: al levantarse, comprobaron que alguien golpeaba las paredes del piso de al lado y caían trozos de pintura y yeso dentro de su propia vivienda.

Comprobaron que allí había alrededor de 25 trabajadores, uno de los cuales se vio sorprendido de verlos allí y se justificó diciendo que no sabían que había una familia viviendo en la finca y que nadie les había avisado, según la versión de los querellantes.

OBRAS SIN LICENCIA

Ante esta situación, y dado que los trabajadores continuaron tirando paredes, Shiplu Ahmed se puso en contacto con el colectivo 'Resistim al Gòtic' para contarle lo que estaba pasando, con lo que personas de este grupo acudieron para tratar de frenar las obras.

También se pusieron en contacto con la concejala de BComú en Ciutat Vella, Gala Pin, y descubrieron que la empresa no tenía licencia para las obras; enviaron a dos inspectores, que obligaron a parar los trabajos, aunque se resistieron alegando que sólo estaban poniendo puertas 'antiokupas'.

Los querellantes consideran que estas obras "no tenían otro sentido que generar un clima de intimidación para que la familia acabara aceptando irse, tal y como hicieron el resto de los vecinos de finca".

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies